Core Seeds

Consejos básicos para cocinar con cannabis.

Publicado el 27 de Marzo del 2020

0

Conceptos básicos para convertirnos en un auténtico cannacheef

Consejos básicos para cocinar con marihuana.

En la actualidad, el prestigio de la gastronomía cannábica ha crecido mucho. Existen un extenso catálogo de recetas.Es un método de consumo de marihuana más saludable al evitar las sustancias nocivas asociadas al acto de fumar. Algo que valoran mucho consumidores terapéuticos pero también los que les gustan los hábitos saludables. Está es una pequeña guía para introducirnos en la cocina cannábica de la forma más segura posible.

Cómo se cocina con cannabis

Para utilizar la marihuana de forma correcta en la cocina hay que tener en cuenta 2 factores esenciales relacionados con los cannabinoides, en concreto con el thc.

El primero es que hay que activarlo, lo que se conoce como descarboxilación, que se produce al aplicar calor y hace que sea psicoactivo.

El segundo es que el thc so se disuelve en agua, hay que disolverlo en un medio graso como puede ser la mantequilla o el aceite.

 
Como dosificar y calcular la potencia

 
Este es un primer paso para cocinar correctamente con marihuana.

El control en la dosis de comestibles cannábicos puede crearnos alguna dificultad, sobre todo si lo hacemos en casa, y por muy bueno que sea algo, en exceso puede convertirse en algo incomodo y desagradable. Por lo que hay que tener claro que la dosificación va depender de la concentración de thc de la hierba que se utilice.

La mayoría de variedades que se cultivan en la actualidad concentran entre un 10 y más de un 20% de THC, si eres cultivador esa información aparecerá especificada en el envase de las semillas que se han cultivado, y si no se puede tomar como referencia aproximada.

Nosotros vamos a suponer que nuestra marihuana tiene un 15% de THC.

Esto quiere decir que en un gramo de cogollo, que son 1000 miligramos, contiene 150 miligramos de THC.

Si preparamos 100g de mantequilla cannábica a la que añadimos un gramo de nuestra hierba (15% de THC) es fácil asumir que esos 100 gramos de mantequilla contendrán 150 miligramos de THC.

 Si elaboramos un bizcocho (o cualquier otra receta) que lleve esos 100 gramos de mantequilla también concentrará 150 miligramos de THC.

Teniendo como referencia de dosis media 10 miligramos de THC, deberemos dividir el bizcocho en 15 porciones o dosis que contendrán 10 miligramos de THC cada una.

Nosotros recomendamos, por lo menos la primera vez, comer la mitad de esa dosis, esperar una hora para comprobar el efecto producido, y luego decidir si se come el resto.

Así evitaremos excedernos de dosis, que puede ser desagradable.

 
Descarboxilar la marihuana

 
Este es otro de los pasos más importantes a la hora de cocinar con marihuana. Empecemos por explicar de forma breve qué significa descarboxilar la hierba. En su estado natural, la marihuana contiene un ácido, THCA, que de por sí no es spicoactivo, no coloca. Para conseguir los deseados efectos psicoactivos y medicinales, tenemos que transformar el THCA en THC, y aquí es donde entra la descarboxilación de la marihuana que no es otra cosa que aplicarle calor.

Dependiendo de la receta que se elabore, se puede descarboxilar la marihuana al preparar mantequilla en una olla, o calentarla en el horno antes de hacer una tintura, calentando al microondas el té que hemos preparado, etc.

Nuestra recomendación es descarboxilar la marihuana antes de cocinar con ella y hacerlo en un horno. Para ello calentamos el horno a 110 grados centígrados. Extendemos la marihuana picada por un papel para horno puesto en la bandeja y la introducimos en el durante 60 minutos. Una vez pasado ese tiempo ya tenemos descarboxilada la marihuana y sus principios activos al 100%

 Efectos  de los comestibles de marihuana

 
Cuando la marihuana se fuma, el efecto se nota casi inmediatamente pero cuando se come es diferente.

El THC y los demás cannabinoides pasan al flujo sanguíneo por medio del aparato digestivo, por lo que tardará entre 30 y 60 minutos en empezar a sentir sus efectos. Una vez que se asimila por el cuerpo, suele ser intenso y duradero, mucho más que fumada.

Por eso, cuando alguien empieza a consumir alimentos con Cannabis, se recomienda comenzar con dosis bajas por prudencia, y si acaso ir aumentando poco a poco en las siguientes ocasiones, si se requiere.

También es lógico pensar que una persona de gran tamaño necesite más cantidad que una persona pequeña y delgada y también hay que tener en cuenta la tolerancia al THC, un consumidor habitual aguantará mejor una dosis elevada que una no consumidora

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar