Core Seeds

Medidas de seguridad en el cultivo de marihuana.

Publicado el 06 de Abril del 2020

0

Te preocupa la seguridad en el cultivo de marihuana? Toma medidas

La seguridad es una cuestión de vital importancia cuando pretendemos iniciar un cultivo de marihuana, ya sea de exterior, pero especialmente para los que lo hacen en interior. Los materiales necesarios para llevar a cabo un cultivo de interior suponen un riesgo para la seguridad si no son utilizados de manera adecuada. Algunas partes de los elementos de cultivo, si no son utilizados correctamente, podrían darnos problemas, incluso ocasionar incendios, y algunos elementos del cultivo, como los fertilizantes, pueden causarnos daños en los ojos, los pulmones o la piel.

Por este motivo proponemos unos sencillos consejos para todo el que quiera cultivar hierba, la haga con seguridad.

 
Equipamiento de calidad

 
Cuando se trata de cultivar en interior, utilizar un equipamiento de calidad marcará la diferencia en reducción de riesgos. No es extraño oír relatos sobre cuartos de cultivo en llamas por culpa un equipo de iluminación barato, un extractor en mal estado o una instalación eléctrica no adecuada.

 Incluso si disponemos de pocos fondos, no debemos ser tacaños en equipamiento.

Bien sean  los reflectores, sistemas de extracción o lámparas, instalar los de más calidad que nos permita nuestro presupuesto nos proporcionará mucha seguridad. Existen muchos artículos de calidad a precios relativamente asequibles, por lo que es buena idea dedicar el tiempo que sea necesario para comparar precios y hacernos con herramientas profesionales dentro de nuestras posibilidades.

Una equipación poco fiable puede ser la causa de fallos catastróficos como cortes de energía, cortocircuitos, o peor aún, incendios.

Seguridad eléctrica

 
En el cultivo de marihuana en interior es necesario utilizar mucha energía eléctrica. La potencia que necesitamos para el funcionamiento de todo podría sobrecargar la instalación eléctrica si no tenemos instalada la adecuada a nuestras necesidades y demanda de energía deteriorando peligrosamente el circuito, la toma de corriente o los cables. Hay que conocer nuestras necesidades de consumo eléctrico y destinar el presupuesto necesario en una instalación eléctrica de calidad, con cables adecuados a nuestras demandas energéticas, conexiones seguras, etc.

También hay que evitar los cables por el suelo. Siempre existe el riesgo de que ocurran derrames de agua, al regar por ejemplo, y juntar la electricidad con el agua es sinónimo de de catástrofe. Además, también está el riesgo de tropiezos y caídas.Un tropiezo o caída, además de que puede causar alguna lesión, puede hacer que golpeemos algún aparato, lo que podría causar daños, o peor aún, provocar un incendio.

Iluminación 

Las lámparas de alta presión de sodio o alogenuros son las más utilizadas en cualquier cultivo de interior, pero producen mucho calor. Cuando instalamos este tipo de iluminación de cultivo, es imprescindible tener una forma de expulsar ese aire caliente que generan. Este aumento de la temperatura del cuarto de cultivo no solo es perjudicial para la salud de las plantas, también puede aumentar el riesgo de producir un incendio.

Y con este tipo de iluminación, no hay que olvidar proteger nuestros ojos. Ya sean hps, lec, led o cualquier otra lámpara que produzca rayos uva, también pueden irritar y dañar los ojos con la exposición prolongada a este tipo de luz. Hacernos con unas gafas diseñadas para usar en cultivos de interior, o en unas gafas que nos protejan de este tipo de rayos perjudiciales para nuestra salud ocular, protegerán nuestros ojos y reducirán cualquier riesgo de sufrir molestias como dolor de cabeza.

Extintor

No deseo ser pesimista, pero es cierto que cuando cultivamos en interior, se corre el riesgo de sufrir un incendio. También es cierto que es un riesgo se puede, y se debe, reducir casi al 100% de varias maneras, pero siempre habrá una mínima posibilidad que deberemos tener en cuenta.

 Tener siempre un extintor en la zona de cultivo y saber usarlo de forma correcta es una buena idea. También es buena idea tener una linterna junto al extintor por si se sufre un apagón.

Si tomamos todas las medidas de seguridad necesarias es muy poco probable, pero hay que estar preparado por si se produce un incendio.

Limpieza

La limpieza del cuarto de cultivo es tan esencial como su mantenimiento. Un buen hábito es incluir la limpieza en nuestras diferentes tareas de cultivo. La mejor forma de conseguirlo es programar una rutina de limpieza y seguirla desde el inicio.

Por norma general, la recomendación es limpiar el cuarto de cultivo por lo menos una vez a la semana, así como dedicar 10 minutos después de haber atendido a las plantas a realizar una limpieza rápida.

Almacenar correctamente nuestros utensilios de cultivo, mantener los fertilizantes bien cerrados, comprobar que todo el equipo funciona bien, limpiar cualquier líquido derramado son tareas diarias.

Para  hacer una limpieza a fondo de todo el cuarto de cultivo podemos sacar las plantas del cuarto de cultivo para facilitar que podamos fregar el suelo, limpiar todas las superficies, los recipientes de almacenamiento, las estanterías, etc. Una vez tengamos todo bien limpio, volvemos a meter las plantas y colocar todo como estaba.

Ser discreto por seguridad legal

Por que lo tratemos el último punto no es de menor importancia, al contrario, conocer la ley en relación a nuestra actividad de cultivo es algo básico. Aunque veamos que las leyes referentes al cannabis vayan cambiando en algunos lugares, desgraciadamente  todavía hay muchos sitios en los que su consumo, posesión y cultivo siguen siendo perseguidos y sancionables. En algunos de estos lugares, cultivar marihuana puede acarrear castigos severos como multas o incluso penas de cárcel.

Antes de empezar a cultivar, deberíamos conocer bien la legislación.

Implantar mecanismos para evitar llamar la atención como no molestar a vecinos con ruidos molestos o luces de cultivo, y sobre todo con el olor de las plantas son la mejor solución para intentar pasar desapercibido.

Para evitar llamar la atención o la curiosidad de los vecinos, la policía, o cualquier otra persona no deseada, podemos tomar estas medidas de seguridad:

 Las plantas siempre deben estar alejadas de la vista de terceros.

El sistema de ventilación está mejor lejos de las ventanas de los vecinos y con materiales insonoros.

No llamar la atención con fugas de luz muy intensas o en horario nocturno.

Evitar cultivar en zonas o lugares muy transitados

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar