Core Seeds

Araña roja la plaga más temida.

Publicado el 24 de Octubre del 2019

0

 

Los ácaros son una plaga que afecta a una gran variedad de cultivos en todo el mundo, una plaga especialmente peligrosa para nuestra planta, la marihuana. Hay alrededor de 1.200 especies de ácaros, de las cuales más de un centenar se puede considerar como una plaga, y cerca de diez de ellos como una plaga peligrosa. El ácaro más conocido y temido es el Tetranychus urticae, conocido vulgarmente como araña roja o ácaro de dos puntos. Su capacidad para reproducirse rápidamente le permite causar un daño enorme en corto tiempo.

Tetranychus urticae

La araña roja es un pequeño ácaro de 0´5 mm en su etapa adulta y una de las plagas más temidas por cualquier cannabicultor. Se las llama arañas rojas debido a su capacidad de tejer telarañas pero no es un insecto sino un ácaro.

Su variedad alimenticia es muy elevada pudiéndose alimentar de cientos de plantas distintas, entre ellas la marihuana, la que nos afecta a los cultivadores de hierba, pero también casi todas las hortalizas y las ornamentales más comunes.

Los ácaros son parásitos muy comunes y peligrosos para las plantas de cannabis. A estos diminutos insectos les encanta construir su hogar en cultivos de interior o invernadero, y viven de la nutritiva savia de las plantas. Si no se soluciona, una infestación de ácaros puede tener efectos devastadores sobre la salud de las plantas afectando directamente al volumen o la calidad de la cosecha.

Detección

Son difíciles de ver a simple vista, quedando reducidos a nuestros ojos a minúsculos puntos de color oscuro o rojizo, a no ser que se encuentren en un número realmente grande ya que es entonces cuando podremos ver montañas de estos insectos y grandes formaciones de telarañas cubriendo los cogollos. Son muy peligrosas para la planta del cannabis debido a que se alimentan de los contenidos celulares, devorando célula por célula dejando una débil y pálida mancha que contrasta con el verde de alrededor. Si bien estas manchas no son muy grandes individualmente hay que considerar que una sola planta puede ser atacada por miles de estos ácaros lo cual reduce considerablemente la capacidad fotosintética de la planta debilitándola y llevándola incluso a la muerte.

Las arañas rojas, se sitúan en el envés de las hojas ya que es la zona con mayor porosidad(es en el envés donde se sitúan los estomas y se realiza el intercambio gaseoso) y accesibilidad para su aparato bucal chupador. El haz en cambio es totalmente impermeable y por tanto inaccesible para la araña roja.

Por tanto para vigilar la posible presencia de araña roja en nuestro cultivo debemos de ovserbar en el envés de las hojas si queremos prevenir y poder detectar cualquier invasión a tiempo.
Aunque los ácaros son diminutos, se pueden detectar fijándose en los siguientes síntomas de la planta:

El punteado. Tiene el aspecto de minúsculas manchas blancas o amarillas que se forman en el follaje de las plantas.

La presencia de huevos pequeños y blancos, casi transparentes, en el envés de las hojas.

La formación de telarañas frágiles alrededor de las hojas, cogollos o ramas.

Ácaros visibles en el follaje de las plantas (por lo general, con un microscopio de bolsillo).

Prevención

Está claro que siempre es mejor prevenir una infestación que curarla. Aquí tienes unos sencillos consejos para prevenir la aparición de ácaros en tus plantas de cannabis:

Mantén limpio el espacio de cultivo. A los ácaros les encantan los entornos sucios y polvorientos, así que asegúrate de limpiar con frecuencia el espacio de cultivo. En esto se incluye todo, desde tu equipo básico de jardinería (como las tijeras de podar) hasta equipos sofisticados como los extractores.

No recicles tierra de plantas que hayan estado infectadas en el pasado.

Sumerge todas las plantas nuevas en un acaricida no tóxico antes de introducirlas en el jardín.

Mantén la temperatura baja y la humedad alta. Los ácaros tienen dificultades para reproducirse en estas condiciones.

Elimina y destruye el follaje dañado de forma inmediata.

Introduce ácaros o insectos depredadores en tu jardín. Puedes adquirirlos en internet o en centros de jardinería.

Control


La araña roja puede ser difícil de controlar, ya que se reproduce rápidamente en ambientes cálidos. Además, la araña roja es capaz de crear resistencia a los acaricidas. El control biológico es una alternativa atractiva al uso de plaguicidas, ya que se evita el tema de la resistencia y el riesgo de daño por pulverización de las plantas. También existen depredadores que se pueden utilizar para controlar su población como el Phytoseiulus persimilis. Para minimizar el riesgo en impedir la rápida propagación de las infección, debemos mantener baja la temperatura, por debajo de 25 °C y alta la humedad por encima del 60%, esto ralentiza la velocidad de la reproducción. Mantener limpias las zonas de cultivo, remover las hojas caídas, cuidar de la salud de las plantas y el riego adecuado es importante, ya que las plantas en malas condiciones de cultivo o faltas de agua son más propensas a sufrir daño.

Como acabar con la araña roja de tus plantas de cannabis


Los ácaros se reproducen muy rápido (una hembra puede poner hasta 140 huevos al día), por lo que deberás actuar rápidamente a la primera señal de infestación.

Comienza lavando las plantas con un fuerte chorro de agua. Hazlo temprano por la mañana. Si es posible, trata de reducir el pH del agua a 3-4, puedes hacer esto a base de vinagre o ácido nítrico, fosfórico o cítrico.

Una combinación de los productos más efectivos en la lucha contra la araña roja son el jabón potásico y el aceite de neem, el jabón tiene la propiedad de reblandecer el exoesqueleto de los insectos, estos quedan muy debilitados y acaban muriendo, además es un producto natural e inocuo para la salud.

Después de haber usado el jabón potásico, aproximadamente una hora después, viene muy bien aplicar el aceite de neem, se trata de un insecticida natural que se extrae del fruto de este árbol, que actúa frente a una amplia gama de plagas como: mosca blanca, minador, araña roja, trips, pulgones, piojo, escarabajo de la patata, chinches… La acción conjunta de jabón potásico y neem hace que sea todavía más efectivo el tratamiento.

Nota: No es recomendable usar pesticidas sistémicos en tu cannabis, ya que penetran el sistema vascular de las plantas y pueden ser tóxicos tanto para seres humanos como para animales. Utiliza sólo pesticidas que sean seguros para utilizar en comestibles como frutas y verduras.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar