Core Seeds

BHO o Rosin, ¿que técnica es mejor?

Publicado el 26 de Septiembre del 2019

0


Hoy en día la mayoría de consumidores de marihuana han degustado o conocen dos de los más populares  extractos de cannabis, el BHO y el Rosin, o al menos seguro que habréis oído hablar de ellos. Se trata de dos formas de extracción de cannabinoides que, si bien compiten en cuanto a pureza, sabor y aroma, parten de formas de extracción completamente diferentes, algo que motiva que unos se decanten bien por el BHO, ( Butane Honey Oil), en el que se utiliza gas como solvente, o bien por el  Rosin, que no utiliza solventes.

Son las dos técnicas más utilizadas para extracción de resina y cada una tiene sus ventajas y desventajas, que pueden hacer elegir una técnica u otra. En las siguientes lineas vamos a ver las principales características de ambas y destacaremos sus más importantes pros y contras.

BHO, dos décadas del extracto más puro


Han pasado ya 20 años desde que la técnica de extracción con gas butano (Butane Honey Oil o BHO) salió a la luz en la red, algo que aconteció en la biblioteca online Erowid en 1999 y encarnó uno de los avances más enormes en el universo cannábico de las extracciones con mejoras muy considerables en factores como la facilidad, rendimiento y potencia del producto conseguido, y convirtiéndose para la mayoría de consumidores en lo más potente que habían probado hasta ese momento. Desde entonces, la técnica se ha ido refinando con el paso del tiempo consiguiendo niveles propios de la industria farmacéutica y mejorando en pasos para la eliminación de posibles residuos tóxicos como el gas utilizado o las técnicas de purgado.

DHO

Con la utilización de gases más puros se reduce la posibilidad de presencia de contaminantes químicos, como el dimetil-éter (DME) , un solvente bi-polar. La gran diferencia con el butano se hace por la presencia de un átomo de oxigeno en el medio de la molécula, dando la capacidad de conectarse a ambos compuestos, polar y bipolar. Es un gas utilizado como un disolvente de en la industria alimentaria y la industria medicinal. No es tóxico, no cancerígeno y es inofensivo para el medio ambiente.

Live resin

También otro avance fue el procesado de las flores en fresco en vez de en seco, conocido como Live Resin, con un producto final que contiene una concentración de terpenos muy superior a la del producto obtenido a partir de material seco.

banner white widow core

Diferentes texturas

Y no tardaron en aparecer diferentes tipos de BHO , diferenciándose principalmente en la textura obtenida. Los diferentes tipos se consiguen durante el post-procesado del BHO, batiéndolo o jugando con temperaturas y puntos de vacío durante el purgado. No obstante, determinadas plantas darán siempre un tipo de aceite concreto debido a su contenido en terpenos, cannabinoides, ceras, etc., siendo muy difícil conseguir otro tipo de textura con dichas plantas.

A grandes rasgos, estas son las principales características del BHO:

  • Extracción de resina mediante un solvente apolar , como el gas butano ultra-refinado, denominada BHO, o bipolar, como el dimetil-éter o DME, denominada DHO.
  • Producto final de muy alta pureza,puede superar con facilidad niveles del 60% de THC. Contenido nulo de materia vegetal (contaminantes)
  • Es necesario que se realice un purgado correcto por la posibilidad de presencia de contaminantes químicos procedentes del uso del solvente durante el proceso, un purgado mecánico o al natural es recomendable incluso cuando es utilizado un solvente sin impurezas como el gas dexo.
  • Es una de las técnicas de extracción con mayor retorno en resina . Además, los modernos equipos permiten recuperar y así reutilizar más de un 90% del gas,

Rosin, la innovadora técnica sin solvente.


Al inicio de 2015 se dio a conocer el Rosin, una nueva técnica de separar los tricomas de la materia vegetal, que es lo que se busca al hacer cualquier tipo de extracción o concentrado de cannabinoides. Rápidamente se popularizó el nuevo método entre el colectivo cannábico, una técnica tan innovadora como curiosa: consistía en, literalmente, “planchar” cogollos con una plancha para el pelo…de locos, pero realmente efectivo.

Muy rápidamente se depuró la técnica y se empezó a utilizar prensas industriales que tuvieron que ser adaptadas para este fin, ofreciendo control y toneladas de presión además de eficiencia en el control de temperatura, en la actualidad conocidas como prensas para Rosin. Además, el uso de bolsas para Rosin de distintos micrajes y también prensar resinas como el hachís propició una vuelta de tuerca más al método y conseguir un producto final capaz de competir con el BHO. Y sin ningún tipo de solvente.

Este último punto ha sido especialmente importante para explicar el auge de esta técnica. Por un lado, el no utilizar ningún solvente en el proceso, químico o no, propicia que muchos vean la extracción como más segura al consumir, pues saben que se ha elaborado de una manera “natural”, es decir, sin sustancia química alguna. Por otro lado, esta ausencia de solventes implica que no hay necesidad de purgar el extracto, lo que significa que el productor puede ahorrarse complicados y costosos tratamientos de post-procesado para asegurar un extracto libre de trazas de solvente u otros subproductos . Además, las prensas de rosin nos permiten conseguir hacer cristales de THC-A y salsa de terpenos, uno de los concentrados de moda.

Las principales características del Rosin son:

  • Extracción de resina obtenida por medio de presión y calor
  • Producto final de muy alta pureza que a menudo supera el 60% en THC. Bien hecho, la contaminación por materia vegetal debe ser nula
  • Presencia nula de cualquier sustancia ajena al material que se está prensando, no se utiliza ningún tipo de solventes
  • No hay necesidad de técnicas de purgado (como sí sucede en el BHO)

El rendimiento es comparable al del BHO, pero en el proceso se emplean más horas de trabajo para conseguir un rendimiento similar de concentrado.

Rosin o BHO…¿cuál es mejor?


Lo primero que debemos tener en cuenta es que no es lo mismo plantearse esta cuestión desde el punto de vista del consumidor que desde la posición del productor del extracto. Si uno simplemente quiere consumir un concentrado de resina de calidad puede optar por cualquiera de los dos sin problema, siempre y cuando se asegure de que el BHO ha sido correctamente purgado y no contiene restos de solvente. Si el productor parte de buen material y aplica la técnica correctamente, la calidad tanto de Rosin como de BHO en cualquiera de sus formas será excelente, resultando bastante difícil juzgar cuál de las dos técnicas retorna un producto final de mejor calidad.

Por contra, cuando uno quiere hacerse su propio concentrado pueden surgir muchas dudas sobre qué método utilizar, pues ambos requieren de una inversión inicial que puede resultar considerable y tienen metodologías muy distintas. Como hemos comentado, una de las razones – y no de importancia menor precisamente – por la que muchos prefieren el Rosin es el peligro de trabajar con gas butano, algo que muchos prefieren evitar y ahorrarse así posibles accidentes de gravedad. Y es que además se ahorran también tener que invertir métodos de purgado.También se puede consumir tal cual se ha conseguido, sin esperas hasta que se purga por completo.

Por lo tanto…¿el Rosin sólo presenta ventajas? No exactamente.

Con números en la mano, puede procesarse bastante más material con el  BHO que prensando cogollos (Rosin) en la misma cantidad de tiempo. Pese a los costes más elevados (equipos de extracción, bombas de vacío o hornos para el purgado, recuperación de gas, el propio solvente, etc) y la técnica más compleja, la rapidez de este método, teniendo en cuenta la cantidad de material procesado y el trabajo que da una y otra técnica decantarían la balanza en favor del BHO, pese a que después haya que perder tiempo purgando éste.

Una decisión que debe tomarse con calma, valorando todos los pros y contras que hemos visto. Sin embargo, existen varias preguntas que podéis haceros que, en caso de responder afirmativamente, os harán ver que debéis decantaros por el Rosin:

Si lo que queremos es una resina sin utilizar nigún tipo de solventes químicos en el proceso de extracción y además queremos evitar el riesgo que supone trabajar con un material altamente inflamable como puede ser el el gas butano entonces está claro,  hay que escoger el Rosin.

 

Pero por otro lado, si estos factores están totalmente controlados y hay disponibilidad del equipo, y así aprovechar al máximo nuestro tiempo y material consiguiendo más rendimiento en menos tiempo seguramente hacer BHO se la mejor opción.

Y como siempre recordamos, en caso de hacer BHO debéis extremar las medidas de seguridad y correr los mínimos riesgos, las consecuencias de un accidente pueden ser de máxima gravedad. En nuestra opinión sería inteligente descartar el gas butano por seguridad, y elegir DME, con más seguridad, rendimiento y calidad de producto final.

Dulces extracciones!!!!!

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar