Core Seeds

Casi una tonelada de marihuana legal vendida en las farmacias de Uruguay desde el comienzo de su comercialización.

Publicado el 07 de Agosto del 2018

0

Largas colas para adquirir marihuana legal en las farmacias de Uruguay

 

Despues de un año de venta legal de marihuana a usuarios registrados en las farmacias de Uruguay, los datos, según un estudio oficial, son reveladores, la venta autorizada de marihuana creció, y más de la mitad de lo que se consume en el país ya es legal.

"La apuesta es tratar de sacarle mercado al narcotráfico".

"Y no meter tanta gente presa" comentaba José Mujica, expresidente de Uruguay, a mediados de 2017, cuando empezaba el proyecto de venta de marihuana en farmacias de la ley de regulación del cannabis, aprobada en Uruguay en diciembre de 2013. Destacaba la idea fundamental del plan de regulación, acabar con el negocio de los narcos. Un año despues, el plan muestra sus primeros logros.

"Se puede sostener que antes del primer año de implementación el mercado regulado alcanza al 55% de los usuarios de marihuana. Dicho de otra forma, aproximadamente la mitad de las personas que usan marihuana accede a cannabis regulado (estando o no registrado)" confirma el último informe, publicado por el IRCCA (Intituto de regulación y control de cannabis) dependiente del Gobierno de Uruguay.

Algo que se traduce en que la legalización no ayuda a las cuentas de los narcos, y es que con esta ley aprobada en 2013, además de la venta de marihuana en farmacias, también está permitido el autocultivo doméstico y la creación de clubs de cannabis donde el cultivo es compartido.

El 5 de junio se cerró el estudio oficial y para esa fecha más de 35.000 personas ya estaban registradas y tenían capacidad para el acceso a la marihuana legal, 24.324 están inscritos en el registro de compradores en farmacias, 8583 se registraron como autocultivadores y 2339 forman 91 clubs de consumidores y a 15 de Julio el número ha aumentado en casi mil nuevos compradores y seis clubs más registrados.

Según los datos que manan de la 6 Encuesta Nacional en Hogares sobre Consumo de Drogas ( 2014) se calcula que 147.000 personas de entre 18 y 65 años consumieron cannabis por lo menos una vez en los 12 meses anteriores a la encuesta.

Así, la proporción de presonas impilcadas directamente en el mercado legal de marihuana corresponde a algo más del 24% del censo al que Uruguay quiere llegar con esta política reguladora del cannabis.

La valoración del mercado efectivo de consumidores que con acceso a la marihuana regulada cuenta no solo a las presonas regirtradas, sino tambíen engloba a los que llegan a la sustancia regulada sin estar en los listados de ninguno de los registros, sino por que aluno sí registrado
 se la  facilita.

"De forma que, si el foco se pone en la porción de mercado que se ha podido quitar al narcotráfico, deben considerarse tambíen estas situaciones de acceso al cannabis regulado", aclaran desde al IRCCA.

Pero la estimación del mercado real de usuarios que acceden a la sustancia regulada considera no sólo a aquellas personas que se han registrado. También incluye las situaciones en las que los usuarios llegan a la marihuana legal aunque no estén inscriptos en ninguno de los registros, es decir, porque alguien que sí está registrado se las proporciona.


"De forma que, si el foco se pone en la porción de mercado que se ha podido quitar al narcotráfico, deben considerarse también estas situaciones de acceso al cannabis regulado", explican desde el IRCCA.

Para elaborar esta estimación, el IRCCA parten de la hipotesis basada en evidencia recogida en la encuesta, que señala que los autocultivadores y miembros de clubs provisionan de marihuana a dos personas más, y los que se proveen de las farmacias solo reparten con una persona más.

"De esta forma se puede sostener que antes del primer año de implementación el mercado regulado alcanza al 55% de los usuarios de marihuana", declaran, pero las autoridades del organismo aclaran que para asegurar mejor estos datos tendrán que esperar a la próxima encuesta de hogares, prevista para este 2018.

La mayor cantidad de usuarios que adquieren en farmacia tiene entre 18 y 29 años.

El 49.1% tiene entre 18 y 29 años, el 33.5% tiene entre 30 y 44 años y el restante 17.4% supera los 45 años, lo que deriva en un perfil más longevo que el de las personas que manifestaron usar marihuana en los últimos 12 meses conforme la encuesta nacional.

De los inscritos para adquirir marihuana regulada en las farmacias de Uruguay, el 70.2% son varones, y llama la atención que en la encuesta nacional los varones que declararon consumir cannabis al menos una vez en los últimos 12 meses fue el 66,2%.

Desde la fecha de inicio de la venta legal en farmacias,19 de Julio de 2017, al cierre del informe se han realizado 191.696 transacciones de envases de marihuana de 5 gramos, 958.475 gramos vendidos en total, casi una tonelada en un año, del total vendido, el 56% se vendió en la capital Montevideo, y el 43.8% restante repartidas en los departamentos del interior del territorio Uruguayo. 

"Por un lado, hay un leve aumento en el promedio diario de venta en el último bimestre respecto al anterior, y por otro, es posible observar que el rango de variación se redujo, lo que se traduce en mayor estabilidad de las ventas, siendo el mínimo diario vendido de 205 gramos y el máximo de 9.025 gramos", se desprende del informe.

El cannabis es de produccion propia en Uruguay

 Elaborado por dos empresas con licencia, controlado completamente por el Gobierno. Las empresas lo cultivan en la ciudad de Libertad, y se elaboran dos variedades de marihuana, Alfa I y Beta I, y de allí es distribuida a las 14 farmacias autorizadas en todo el país. El usuario que quiera adquirir esta marihuana regulada debe estar inscrito en el registro oficial y puede comprar un máximo de 10 gramos por semana.

Queda bastante claro que si lo que se desea, por parte de los estados, es acabar con el narcotráfico,la represión no es efectiva.

La legalización de la sustancia y su regulación es la solución al problema.

Porque los consumidores prefieren adquirir la sustancia en el mercado legal, con unas garantías de control, a parte de todos los beneficios económicos que la legalización proporcionaría, en forma de impuestos directos e indirectos, puestos de trabajo, desarrollo de empresas en un nuevo nicho de mercado y los beneficios sociales con la salida de muchísimos consumidores del mercado ilegal que debilita a las redes de narcotráfico, y si el consumidor recurre al mercado negro para adquirir la sustancia, es porque los estados no les proporcionan otras alternativas de adquisición, dejandolos en manos de las mafias que controlan a su antojo la sustancia, con toda la inseguridad para el consumidor que conlleva.

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar