Core Seeds

Como calcular la cantidad de THC adecuada para los comestibles de marihuana.

Publicado el 15 de Noviembre del 2018

0

La popularidad de los comestibles con marihuana como vía de consumo cada vez es mayor, pero todos hemos oido alguna vez algún relato terrorífico de casos en los que se zampó demasiadas galletas y acabó en mal estado.

El control en la dosis de comestibles cannábicos puede crearnos alguna dificultad, sobre todo si lo hacemos en casa, y por muy bueno que sea algo, en exceso puede convertirse en algo incomodo y desagradable.

Aquí analizamos unos cuantos consejos básicos para poder conseguir la dosificación correcta para los comestibles de marihuana.

Consumir cannabis en comestibles es muy diferente a consumiro fumado o vaporizado.

Cuando el cannabis es fumado o vaporizado, los cannabinoides de la marihuana pasan al flujo sanguíneo por medio de los pulmones, un proceso muy rápido que hace que se sientan los efectos del THC casi de inmediato. Lo que hace posible que si los efectos son excesivamente potentes, con dejar el porro y esperar un poco te podrás sentir mejor rápidamente.

Pero con los comestibles de marihuana es diferente.

El THC y los demás cannabinoides pasan al flujo sanguíneo por medio del aparato digestivo, por lo que tardará entre 30 y 60 minutos en empezar a sentir sus efectos, lo que puede inducir a comer demasiada cantidad y hacer que te veas en vuelto en un colocón largo, que puede convertirse en una experiencia angustiosa y desagradable.

En la cocina con marihuana dosificar con precisión la cantidad correcta puede ser tarea complicada, pero se puede hacer y este método que proponemos nos puede ayudar a calcular la cantidad de THC que llevan tus comestibles cannábicos y poder adecuar tus dosis con facilidad.

Hay que tener claro que la dosificación va depender mucho de la concentración de cannabinoides de la marihuana que se utilice.

La mayoría de variedades que se cultivan en la actualidad concentran entre un 10 y más de un 20% de THC, si eres cultivador esa información aparecerá especificada en el envase de las semillas que se han cultivado, y si no se puede tomar como referencia aproximada.

 Si tienes la fortuna de vivir en un lugar donde hay acceso al cannabis legal, en el comercio donde compres te darán la concentración exacta de THC que tiene tu yerba. Además con la legalización también llega la estandarización, en zonas donde el cannabis es legal hace algunos años se ha estandarizado la potencia que llevan los comestibles cannábicos y en Washington o Colorado, donde es legal la marihuana desde 2012, los comestibles se comercializan con un máximo de 10 miligramos, estableciendo una dosis media de THC en 10 miligramos.

Como dosificar la marihuana para comestibles.

Nosotros vamos a suponer que nuestra marihuana tiene un 15% de THC.

Esto quiere decir que en un gramo de cogollo, que son 1000 miligramos, contiene 150 miligramos de THC.

Si preparamos 100g de mantequilla cannábica a la que añadimos un gramo de nuestra hierba (15% de THC) es fácil asumir que esos 100 gramos de mantequilla contendrán 150 miligramos de THC.

 Si elaboramos un bizcocho (o cualquier otra receta) que lleve esos 100 gramos de mantequilla también concentrará 150 miligramos de THC.

Teniendo como referecia de dosis media 10 miligramos de THC, deberemos dividir el bizcocho en 15 porciones o dosis que contendrán 10 miligramos de THC cada una.

Nosotros recomendamos, por lo menos la primera vez, comer la mitad de esa dosis, esperar una hora para comprobar el efecto producido, y luego decidir si se come el resto.

Así evitaremos excedernos de dosis, que puede ser desagradable.

Otras cosas a tener en cuenta a la hora de experimentar con comestibles de cannabis.

Cosas como el entorno, el peso del consumidor, la toleracia a la marihuana o el estado de ánimo son cosas que también influyen a la hora de disfrutar de la marihuana ingerida.

Lo mejor es hacerlo en un entorno en el que nos sintamos comodos, es muy diferente consumir en un ambiente relajado a hacerlo en uno tenso, así como la compañía. Mejor con tu pareja o con gente que conoces y con la que te llevas bien, que con desconocidos o con alguien que no te cae bien.

Si consumes en un entorno que te produce mal estar, esa impresión aumentará traduciendose en una mala experiencia.

El estado anímico es otro factor importante a la hora de disfrutar de los comestibles cannábicos.

Si estamos con estrés ansiosos o inseguros, seguramente no sea el mejor momento para experimentar con comentibles, ese sentir negativo podría dominar tu subidón y aumentar esa sensación en vez de relajarte. Lo mejor es hacerlo estando tranquilo y alegre.

También es lógico pensar que una persona de gran tamaño necesite más cantidad que una persona pequeña y delgada y tabién hay que tener encuenta la tolerancia al THC, un consumidor habitual aguantará mejor una dosis elevada que una no consumidora.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar