Core Seeds

Como hacer gominolas de marihuana.

Publicado el 16 de Noviembre del 2018

0

¿ Quieres saber como se hacen estas dulces gominolas con marihuana?

Gominolas, deliciosos dulces masticables que nos volvían locos de niños, y no tan niños. Un gran reclamo desde principios del siglo pasado, pero cuidado, estas gominolas no son para niños, son para adultos, y como tales deberemos tener cuidado de no dejarlas al alcanze de niños o de personas que no sepan lo que son en realidad, unas dulces gominolas pero con un gran potencial psicoactivo.

Los comestibles de cannabis, o marihuana ingerida, se están popularizando mucho en la actualidad por ser una de las formas de consumo de cannabis más saludables. Si esto lo unimos con el placentero sabor de una gominola, serán doblemente placenteras.

Como siempre hay que recomendar el tener cuidado con la dosis de cannabis que introducimos en la receta.

No queremos tener un "viaje" que no podamos controlar. Te explicamos como hacer las gominolas de marihuana, y como calcular la dosis adecuada de THC para cada persona que las vaya a disfrutar.

Es obligatorio recordar que la marihuana ingerida tarda más tiempo en hacer efecto que la marihuana fumada o vaporizada, puede tardar entre 45 y 60 minutos, por lo que deberemos tener paciencia y ser prudentes a la hora de consumirlas.

Esta receta de gominolas de marihuana es super sencilla de hacer, estarán listas en poco tiempo.

La hemos elaborado de naranja, para potenciar su sabor hemos usado zumo de naranja, pero también se pueden hacer con agua o con leche, o se pueden elaborar del sabor que más nos guste, limón, fresa, frutos rojos....

Ingrdientes:

  •  3 g de cogollos de marihuana para infusionar el THC en 100 ml de leche entera (también se puede utilizar una mantequilla cannábica o cualquier tipo de extracción)
  • 85 g de gelatina en polvo de naranja.
  • 18 g de gelatina neutra en polvo.
  • 200ml de zumo de naranja.
  • 250 g de azúcar y un extra para el recubrimiento final.
  • Un poco de aceite vegetal para engrasar el molde.

Elaboración:

Lo primero será infusionar el cannabis en la leche para extraer el THC, para ello primero hemos descarboxilado nuestra marihuana para activar el THC.

Ponemos a calentar la leche a fuego bajo, hay que evitar siempre que llegue a hervir, añadimos la marihuana picada, dejamos que cocine durante unos 20 minutos. Pasado este tiempo retirar del fuego y dejar que se enfríe, despues colar la leche con un colador para separar la materia vegetal de la leche. Al hacer esto tendremos concentrados los cannabinoides de la hierba en la leche.

En una cazuela introducimos todos los ingredientes, primero mezclamos el zumo de naranja con la leche cannábica, luego añadimos las gelatinas, el azúcar y mezclamos todo bien a fuego bajo, no queremos que hierva la mezcla.

Pasados entre 10 y 15 minutos ya tendremos lista la mezcla. Ya solo hay que ponerla en los moldes, los cuales habremos engrasado un poco para evitar que se adhieran las gominolas y poder desmoldarlas con facilidad. Una vez estén en el molde solo hay que esperar que se enfríe, si lo hacemos a temperatura ambiente deberemos esperar unas horas a que la gelatina se solidifique, pero si no podemos esperar a probarlas, podemos acelerar el proceso metiendolas unos 45 minutos en la nevera.

Una vez enfriadas y desmoldadas, rebozaremos las gominolas en el azúcar extra que tenemos reservado, también va muy bien el azúcar glass.

Ya tenemos nuestras "gominolas mágicas" para poder disfrutarlas.

Pero ¿como las dosificamos para no excedernos en la dosis de marihuana más de lo deseado?

En la dosis correcta está la diferencia entre un rato agradable y divertido o una experiencia difícil de gestionar.

No es complicado saber cuanto THC llevan nuestras gominolas de marihuana.

Conocer la cantidad de cannabinoides que añadimos a nuestras recetas es una gran ventaja a la hora de disfrutar sin sobresaltos de los comestibles con marihuana.

En lugares donde la legalización de la marihuana ya es una realidad, como en el Estado de Colorado en los Estados Unidos donde es legal desde el año 2012, la dosis estandar individual de THC que llevan los comestibles que se comercializan está fijada en 10 mg por dosis.

Para la receta de nuestras divertidas gominolas hemos utilizado 3 gramos de cogollos de alta calidad, la variedad utilizada a sido nuestra Girl Scout Cookies, con un porcentaje de THC superior al 20%.

Esto quiere decir que, si tenemos 3 gramos de cogollo, son 3000 miligramos, entonces si concentra un 20% de THC, tenemos 600 mg de THC.

Si dividimos nuestra receta en 60 porciones, obtenemos 60 gominolas con 10 miligramos de THC por gominola ( 600 mg/60 porciones), la dosis estandar recomendada.

Nosotros las hemos dividido en 35 porciones con 17,14 miligramos de THC cada una.

Con la idea de dividir en 4 partes cada porción. Así consiguimos 140 gominolas con 4,30 mg de THC cada una, algo menos de la mitad de la dosis estandar.

Esto nos permite una dosificación precisa según las necesidades de cada uno, además de poder disfrutar de comer más de una gominola.

Con una gominola se toma una dosis (4,30 mg de THC) un poco por debajo de la mitad de lo estandar (10 mg), perfecto para quien lo prueba por primera vez o quien tiene baja tolerancia al THC.

Con dos gominolas se toma una dosis cercana a la estandar, 8,60 mg de THC, ideal para quien tiene algo más de experiencia en comestibles, pero que desea una experiencia más suave, con efectos sutiles, comedidos y prudentes.

Con tres, la dosis que se toma es de 12,90 mg de THC, genial para quien tiene más costumbre y quiere un efecto más intenso, pero sin perder el control.

Con cuatro, ya es dosis para consumidores habitules con alta tolerancia al THC, 17,14 miligramos de THC es una dosis cercana al doble de lo estandar.

Lo ideal para asegurarnos de no excedernos con la dosis, sería probar con la mitad de dosis recomendada, esperar alrededor de una hora y comprobar el efecto que produce. Si la dosis no es suficiente siempre se puede comer algo más.

Los comestibles son además una buena forma de consumo de cannabis medicinal.

Porque se evitan las sustancias nocivas producidas por la combustión generada al fumar la hierba por ejemplo.

Y el método de conocer la concentración de cannábinoides que llevan los comestibles es la misma.

Para uso terapéutico se suelen utilizar variedades de marihuana con niveles más altos de CBD que de THC. 

Las que nosotros denominamos marihuana light, si utilizamos una variedad con un 10% de CBD y un 5% de THC, como Big Thai auto light, deducimos que en un gramo de hierba, 1000 mg, tenemos 100 mg de CBD y 50 de THC.

Con estos datos no nos será complicado saber que cantidad de cannabinoides concentramos en nuestros comestibles cannábicos, además como el CBD no es psicoactivo y la concentración de THC es baja, no hay tanto riesgo de tener una mala experiencia.

Esta es una buena forma de administrar cannabinoides.

También de averiguar cual es la dosis perfecta para nuestros gustos y necesidades.

Pero, si por el motivo que sea, hemos consumido una dosis mayor de la deseada y nos abruma el subidón producido, no hay que alterarse, con relajarse y esperar a que el efecto baje de inensidad y sea más controlable será suficiente, al consumir comestibles cannábicos el efecto suele tardar en notarse sobre una hora y suele tener una duracuón de 4 horas aproximadamente.

Recuerda que no existe ningún caso de muerte por sobredosis de marihuana.

 

 

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar