Core Seeds

Como hacer mantequilla de marihuana.

Publicado el 13 de Septiembre del 2018

0

¿Como se hace una mantequilla de marihuana? Fácil y sencillo.


 

El cannabis ingerido es solo otra forma de consumo de marihuana, pero las diferencias entre el consumo por inhalación o por ingesta son bastante notables y es algo que deberemos tener en cuenta. Una diferencia muy apreciable es el tiempo en el que el cannabis tarda en hacer su efecto, si es por inhalación, ya sea fumado o vaporizado, el efecto es casi inmediato, en pocos minutos lo notaremos, por lo que es más fácil de dosificar, mientras que si es ingerido por vía oral, ya sea en pasteles o galletas por ejemplo, tarda mucho más tiempo en hacer efecto, entre 30 y 45 minutos, por lo que puede dar lugar a consumirlo en exceso, suele ser habitual en consumidores no experimentados en ingerir cannabis, que al pasar un rato y no notar el efecto podemos pensar que hemos consumido una dosis muy baja y consumir más, corriendo el riesgo de que cuando hace efecto de verdad puede ser más potente de lo que deseamos y sufrir lo que se denomina como un mal viaje, que puede derivar en vómitos o sufrir un "blancazo", que no es más que una bajada de azúcar, de la cual es fácil recuperarse pero es bastante desagradable para el que la sufre. Por este motivo, es una sabia decisión probar una porción y esperar el tiempo necesario para ver el efecto que hace, y así, evitar pasar un mal momento.

La mantequilla de marihuana a sido utilizada comúnmente para administrar cannabinoides para uso terapéutico, que pueden beneficiarse de las cualidades medicinales del cannabis de forma sencilla sin tener que fumarla. Si nuestro uso es medicinal y no queremos pasar el colocón típico de la marihuana podemos utilizar las variedades que denominamos “marihuana Ligth”, con una concentración mayor de CBD que de THC. Obtendremos los beneficios terapéuticos del cannabis sin la potencia del THC.

Con esta mantequilla cannábica podemos realizar un montón de recetas.

Como bizcochos, galletas, trufas, bombones o incluirla en cualquier otro plato que se elabore con mantequilla, solo tendremos que sustituir la mantequilla normal por nuestra mantequilla cannábica.

El porque de hacer esta mantequilla de marihuana consiste en disolver los cannabinoides en un medio graso, ya que no son hidrosolubles, o no se disuelve en agua. Una vez elaborada la mantequilla, esta concentrará todos los cannabinoides de la marihuana que hayamos utilizado y cuando la incorporemos a cualquier receta, los aportará al plato dándole la alegría que buscamos.

Te explicamos como hacer mantequilla de marihuana.

ingredientes para elaborar la mantequilla de marihuana:


1/2 litro de agua aproximadamente.

250 grs de mantequilla.

Unos 8 grs de cogollos de marihuana, esta receta está pensada para 16 raciones de 0.5 grs por ración, por lo que se reparte el bizcocho en 16 porciones. La cantidad de marihuana necesaria dependerá de lo potente que queramos la mantequilla, a más cantidad de cogollos más potente será la mantequilla. Si se utilizan hojas o restos de la cosecha deberemos aumentar la cantidad de hierba a utilizar porque la concentración de cannabinoides es inferior a la de los cogollos. 

Los útiles que necesitaremos:


 Cazuela.

 Colador.

Recipiente para guardar la mantequilla.

Elaboración de la mantequilla


Lo primero que debemos hacer es descarboxilar o activar el cannabis, si no lo hacemos nuestra mentequilla no tendrá apenas efecto psicoactivo. La descarboxilación del cannabis parece algo complicado pero lo único que hay que hacer es meter la marihuana en el horno sin pasar de 110º y durante 60 minutos aproximadamente. Si quieres saber el porque de este paso puedes consultarlo en nuestro anterior artículo "Descaroxilar la marihuana, como y porque se hace". Una vez tengamos la marihuana descarboxilada el THC ya estará activado y nos aportará sus virtudes a nuestra mantequilla cannábica.

1-Ponemos a calentar el agua en la cazuela con el fuego a medio gas.

2- Cuando el agua esté caliente añadimos la mantequilla y la dejamos que se derrita en el agua, después añadimos la marihuana bien desmenuzada previamente, y lo dejamos cocer a fuego lento, si lo cocemos a fuego muy fuerte el agua tendrá una temperatura muy alta y es muy posible que se volatilicen muchos cannabinoides siendo perjudicial para nuestro objetivo de concentrar el máximo de cannabinoides en la mantequilla, lo óptimo sería trabajar con el agua a una temperatura en que la mantequilla se derrita con facilidad pero que no llegue a hervir, 80º por ejemplo, durante una hora más o menos. Si dejamos cocinar durante mucho tiempo la mantequilla adquirirá un color verdoso, pero que no os lleve a engaño, la mantequilla habrá absorbido también la clorofila ( por eso el tono verdoso) de la marihuana perjudicando seriamente al sabor de la misma.

3- Pasada una hora más o menos, retiramos la cazuela del fuego y dejamos enfriar la mezcla para que se solidifique la mantequilla que ya tendrá disueltos en ella los cannabinoides. En la nevera aceleraremos el enfriado, con el frío la mantequilla se solidificará quedándose en la parte de arriba y el agua con los restos de materia vegetal debajo.

4-Separa la mantequilla del agua con una espátula o una espumadera, ahora ya tienes la mantequilla cannábica que podrás utilizar para cualquiera de tus recetas, pero es recomendable filtrarla con un colador para retirarle los posibles restos vegetales que hayan podido quedarse incrustados en la mantequilla, para ello lo mejor es poner la mantequilla en un recipiente al baño maría, cuando se derrita filtrarla con el colador y depositarla en el envase donde la vamos a guardar. En cuanto se enfríe ya estará la mantequilla lista para se usada. Ya sea para hacer unas galletas para uso terapéutico o bizcocho para pasar un rato divertido.

Una manera sencilla y rápida de elaborar mantequilla cannábica en el confort de tu cocina


 Con pocos utensilios a utilizar y poco tiempo para hacerla. Se puede usar mantequilla con sal o sin sal, según gustos y con esta mantequilla ( o aceite) resulta fácil elaborar cualquier receta pues  no hay más que sustituir este ingrediente, pudiendo hornear, añadir a guisos o simplemente untarla en una rebanada de pan.

Se conserva en la nevera igual que la mantequilla normal y si se desea conservar más tiempo se puede congelar.
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar