Core Seeds

Como y porque seleccionar una planta madre.

Publicado el 28 de Enero del 2021

0

Como y porque seleccionar una planta madre, varios consejos clave.

Mientras practicamos nuestra afición favorita, el cultivo de marihuana, puede llamar nuestra atención gratamente algunas características excepcionales de una planta concreta.

Esta puede sorprendernos por distintos motivos, porque destaca su aroma, su sabor, su efecto, el tamaño de sus cogollos, su resistencia, su estética, una combinación de varios de estos rasgos, o cualquier otro rasgo.

En cualquier caso, son tan importantes los motivos concretos por los que queremos conservar un planta madre, como los criterios de selección que debemos seguir para conservar nuestra planta favorita durante mucho tiempo y en las mejores condiciones. 

Porque seleccionar una planta madre

El cultivo de marihuana partiendo de semillas puede ser un viaje muy seductor y excitante, ya que te permite experimentar y descubrir características cambiantes entre individuos de una misma variedad.

Hablamos de un proceso único que nos ofrece la posibilidad de encontrarnos con individuos con rasgos que podrían ser excepcional.

Se trata de uno de los momentos más emocionantes, incluso para experimentados cultivadores, ya que existe el componente artístico en la búsqueda de lo excepcional, y el ejemplar en cuestión podría mostrar rasgos únicos, lo que lo convierten en exclusivo.

Esta exclusividad propicia el interés del cultivador por conservar y preservar los rasgos tan atrayentes encontrados en una planta única.


Las pautas o criterios de selección son diferentes, además de personales, ya que dependen de las expectativas del cultivador. Nosotros exponemos unas pautas clave para la selección de una planta madre de marihuana.


Vigor de germinación

El vigor de germinación de las semillas es el primer factor importante, ya que es la primera pista sobre la calidad del potencial global del material genético del que disponemos.

Semillas que nacen con rapidez y fuerza demuestran más potencial que las que les cuesta germinar.

Es importante aclarar que el vigor de la germinación de las semillas es una buena señal, pero puede variar dependiendo de la variedad de marihuana cultivada.


Desarrollo radicular

la velocidad y la fuerza de crecimiento de las raíces son también factores de importancia a a la hora de la selección de una planta madre. Un sistema radicular fuerte significa una buena nutrición y una buena salud de las plantas, y si además cuentan con un sistema inmune sólido, podrán tener un crecimiento y desarrollo rápido y robusto.

Otra ventaja vinculadas al desarrollo rápido y vigoroso del sistema radicular, es su potencial para la propagación de la genética mediante clones en un futuro. En esta etapa, podremos analizar el potencial del sistema radicular a nivel integral.

Desarrollo vegetativo

Hay que observar la fuerza con la que se desarrolla la planta durante el ciclo de crecimiento de su estructura, así como a lo homogénea y robusta de partes como tallo central, distancia internodal o ramificaciones secundarias.

Así podremos analizar la velocidad a la que se desarrolla la planta en el ciclo vegetativo, sus necesidades para lograr un resultado concreto, y su capacidad de producción de flores. Todo ello influirá de manera integral en la duración del cultivo completo y en su productividad.

A la vez, también hay que observar el desarrollo de la masa foliar. La formación homogénea, el color del pecíolo, la formación definida de la hoja de manera general. Lo importante es que todas las partes de la hoja sean de un tamaño y una forma similar, sin apariencia arrugada ni deformidades.


Resistencia a patógenos

Es otro de los temas a tener muy en cuenta, ya que podría suponer un problema en cualquiera de las fases de desarrollo de la planta (crecimiento o floración). Todo dependerá de la herencia y de la combinación genética. La reacción de la planta ante este tipo de situaciones nos dará información sobre el nivel de resistencia inmunitaria del individuo seleccionado.

Hermafroditismo

El hermafroditismo es la capacidad que tiene la marihuana de producir flores macho y hembras en la misma planta. Las flores masculinas son capaces de producir polen para fecundar a las femeninas. Las flores femeninas fecundadas producirán semillas para empezar el ciclo de cultivo de nuevo y este es un rasgo indeseable para cualquier cultivador.

Este fenómeno tiene dos orígenes, genético o ambiental. Algunas variedades de marihuana son más sensibles que otras a este fenómeno.

Hoy en día casi todas las variedades de marihuana disponibles en el mercado, por no decir todas, son híbridos o polihíbridos, lo que incrementa aún más las fluctuaciones y la diversidad.

Esta diversidad pueden dar lugar a individuos en los que la aparición de flores machos puede ser mayor o menor. En las variedades de nuestro catálogo llevamos a cabo una gran cantidad de selecciones y pruebas, para comprobar su respuesta a situaciones de estrés y así excluir al máximo este fenómeno, no obstante, al tratarse de seres vivos, resulta imposible controlar totalmente este problema.

Se trata de un tema muy delicado que suscita muchos interrogantes y dudas entre los cultivadores y breeders, pero por todos es compartido que cuando se detectan rasgos hermafroditas hay que aislar y en la mayoría de casos desechar. Es lógico que si conservas una genética con este problema, este persistirá por tiempo indeterminado.


Desarrollo de las flores

En la fase de floración hay que fijarse bien en la velocidad con la que se desarrollan los cogollos, cómo se forman y que los cogollos tengan una estructura uniforme, con un ratio flores/hojas apropiado, y con una concentración de tricomas que destaque.

También hay que visualizar y luego analizar en qué momento se produce la explosión floral, para así poder mejorar la nutrición, la producción y las cualidades generales de las flores de cannabis.


Cata

Una vez hayamos cosechado y secado los cogollos, llega el momento culminante tras todo el trabajo realizado. Tenemos que analizar de manera objetiva, las cualidades de las flores.

Cualidades como aspecto de las flores, aroma, sabor, efecto, y rendimiento final.

Es el momento de decidir si conservar, o no, el individuo sobre el que hemos prestado toda la atención durante un ciclo completo de cultivo.

En este momento es cuando conseguiremos una opinión con toda seguridad, en ocasiones con magníficas sorpresas y en otras con grandes decepciones.

Conclusión

Si detectamos debilidades de las ya comentadas como: dificultades para enraizar, crecimiento lento, estructura frágil, malformaciones o sufre ataques de diferentes patógenos, es más que evidente que no es una buena elección.

Pero siempre es posible que la calidad del aroma, del sabor o del efecto pueda ser algo extraordinario, y merezca la pena conservarla. Es una opción personal y subjetiva. Haz tu elección de forma personal, al fin y al cabo es lo mejor para encontrar tu planta madre favorita. Y tu satisfacción personal.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar