Core Seeds

Consejos para consumidores de marihuana primerizos.

Publicado el 09 de Enero del 2019

0

Para un usuario de marihuana esporádico o primerizo, elegir la marihuana ideal con la que iniciarse puede ser algo complicado, sobre todo por la gran cantidad de variedades diferentes que existen y las variadas formas de uso. Para asegurar una experiencia plácida y sin sobresaltos te recomendamos unas sencillas recomendaciones que deberían estar presentes.

 Hay que intentar disponer de una marihuana de calidad.

En lugares donde la marihuana ya está legalizada se han impuesto análisis de producto obligatorios, haciendo que cada vez sea más fácil para los consumidores averiguar la calidad del producto cuando toman su decisión de compra.

 Al igual que en la producción de frutas o verduras, los pesticidas están a la orden del día. Y algunos productos fitosanitarios pueden ser perjudiciales si no son aplicados adecuadamente y se consumen.

Si hay acceso a información detallada, porque la marihuana se adquiere en un dispensario o alguna asociación, es más sencillo asesorarse sobre la potencia o la forma de cultivo y, sin duda, esta sería la manera más segura de inicio de consumo para usuarios noveles.

Si no hay acceso a información detallada, es bueno conocer que el cannabis de buena calidad debería ser muy aromático y conservar cierta cantidad de humedad incluso después del secado.

La marihuana que es muy "pegajosa" normalmente contiene más resina, es decir, contiene una mayor densidad de tricomas, las glándulas en las que la planta produce el THC. Esto significa que la marihuana tendrá más potencia, así que hay que tener cuidado.

 Entender la diferecia entre índica y sativa.

La marihuana es clasificada en dos géneros, índica y sativa.

Por lo general, las índicas son más apreciadas por sus efectos más físicos y relajantes, por lo que son más apropiadas para quien busque el relax o la desconexión después de una dura jornada laboral. Ese efecto sedante que las caracteriza es el motivo por el que son más aconsejables para el tratamiento de dolores o insomnio.

Las sativas son diferentes, muy apreciadas por sus efectos energéticos y cerebrales, siendo más apropiadas para pasar buenos ratos en compañía, la creatividad, socializarse, o incluso actividades deportivas.

La gran mayoría de variedades que hay en el mercado actual son híbridas, una combinación de índica y sativa, y es habitual ver términos como dominancia índica, sativa dominante, o híbrido 50-50%, que quiere decir que la variedad en cuestión tiene dominancia de genes índica y sativa, o al 50%.

 Los comestibles son diferentes y necesitan más precauciones.

Cuando la marihuana es fumada o vaporizada se produce la descarboxilación del THC en su forma ácida (THC-A), que es como se encuentra el THC en las flores de cannabis y que apenas es psicoactivo, y se transforma en THC, no ácido, antes de que llegue al flujo sanguíneo.

El THC no ácido es el responsable de el efecto embriagador de la marihuana, y cuando la marihuana se consume de forma fumada o vaporizada el efecto se aprecia de forma casi inmediata, haciendo que su dosificación sea más sencilla.

Cuando la marihuana es ingerida, la forma en la que se consume ( galletas, bizcochos, bebidas etc...) el proceso de elaboración del comestible, somete al cannabis a temperaturas elevadas el algún momento del proceso de elaboración provocando la dexcarboxilación del THC-A convirtiéndolo en THC, un proceso similar al generado por la combustión producida al fumar o la vaporización.

El cannabis consumido por medio de comestibles o líquidos tardará bastante más tiempo en notarse sus efectos, normalmente entre 45 y 60 minutos, siendo lo más recomendable esperar un tiempo prudencial para asegurarse de si hace efecto o no antes de consumir más.

Puede suceder que no se aprecien los efectos todavía y se consuma más comestibles, y cuando se noten todos los efectos del THC te hagan sentir incomodo.

Un consumo excesivo de THC no es algo que sea grave, no se conoce muerte alguna por sobredosis de THC, pero si puede hacer que la experiencia sea desagradable e incómoda, sobre todo para consumidores principiantes, pero también para consumidores habituales no acostumbrados al consumo de comestibles.

Informarse adecuadamente sobre como calcular dosis y tomar como referencia unos 10 miligramos de THC para la primera vez que se consuma comestibles de marihuana es una buena idea, siempre habrá tiempo de aumentar la dosis si fuese necesario.

No iniciarse en el consumo de cannabis con las extracciones.

Las extracciones, son concentrados de  cannabis, derivados de la marihuana más potentes. Las flores de marihuana seca suelen andar entre un 10 y un 25% de cannabinoides ( THC, CBD, etc) y las extracciones concentran cannabinoides a niveles muy superiores, desde un 30% a casi la pureza total.

 Los concentrados tienen mayor poder psicoactivo, por eso no es la mejor idea para iniciarse en el consumo de cannabis, y aunque no seas un  novato en el consumo de cannabis, siempre es mejor tener cautela al consumirlos.

Vaporizar es una buena opción.

El humo generado por la combustión al fumarse un canuto puede ser perjudicial para las vías respiratorias o la garganta.

Vaporizar es un alternativa menos perjudicial que fumar porque calienta la marihuana hasta que sus cannabinoides se vaporizan sin crear combustión ni humo, haciendo su consumo más limpio para nuestro organismo.

Comodidad y seguridad ante todo.


Para consumidores habituales, el acto de consumir marihuana es en sí mismo una práctica placentera. Se disfruta de los diferentes aromas de la marihuana, las formas de consumo, informarse de las últimas tecnologías o simplemente poner tu música favorita.

 Seguramente se tarde un tiempo en descubrir las preferencias de cada uno en cuanto al uso de la marihuana, motivo por el que es inteligente prepararse adecuadamente. Así que ponerse cómodo para la primera experiencia con el cannabis es la mejor opción.


Con las últimas reformas en las leyes sobre cannabis en todo el mundo, una de las principales cuestiones que surgen es cómo afecta la marihuana a la capacidad de conducir un coche (si es que afecta ).

Nuestro consejo es no conducir nunca tras haber fumado o consumido cannabis, al igual que lo harías con el alcohol. Siempre es mejor prevenir que curar.

Otro buen consejo es rodearse de amigos o familiares cuando se vaya a consumir marihuana por primera vez. Esto ayudará a sentirse más cómodo y seguro.

Pero sobre todo: acomodarse, relajarse y disfrutar de las primeras experiencias con el cannabis.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar