Core Seeds

¿Hay motivos suficientes para la legalización de la marihuana?.

Publicado el 22 de Noviembre del 2019

0

¿Piensas que hay motivos suficientes para legalizar la marihuana?

Como en todos los lugares hay habitantes mejores o peores, y entre los consumidores de marihuana también los hay más responsables y otros que abusan o hacen un mal uso de la sustancia dando pie a un estereotipo negativo de consumidor cannábico que no es mayoritario, más bien todo lo contrario, es una minoría. La próxima vez que oigamos eso de que los usuarios de marihuana son unos drogadictos insensatos o que, es mentira eso del cannabis medicinal, lo podemos discutir y neutralizar con argumentos válidos, reales y con el respaldo de infinidad de investigaciones científicas.

Estos son algunos argumentos, para nosotros totalmente válidos:

Control sanitario de la sustancia

La legalización de la marihuana ofrece garantías a los consumidores. Regularizar el negocio de la marihuana permite que el control sanitario en todas las fases de producción, por lo que se garantiza un uso seguro. Muchos problemas asociados al comercio ilegal podrían ser erradicados, sobre todo en referencia a la calidad de la sustancia y su prevención de riesgos asociados al consumo como la adulteración, el uso de pesticidas nocivos, el riesgo en la seguridad y la estafa a los consumidores en las ventas... sólo algunos ejemplos que con la regulación del comercio deberían solucionarse.

El cannabis tiene bastantes aplicaciones medicinales


Aún existe la idea que lo de la marihuana medicinal no es más que una mentira, pero los estudios hace tiempo que muestran el potencial del cannabis para combatir o paliar diferentes afecciones.

Un reciente estudio estadounidense descubrió que el tratamiento para la epilepsia y otros trastornos convulsivos con CBD redujo las convulsiones en un 54%.

El uso de THC reduce la espasticidad en los enfermos de esclerosis múltiple en un 30%. El cannabis también puede reducir la depresión y aliviar la ansiedad.

Incluso ser eficaz en la reducción de los tumores cerebrales cancerosos agresivos. Es posible que se necesiten más investigaciones para determinar mejor cómo el cannabis puede ayudar a tratar enfermedades o síntomas, pero está claro cual es el motivo por el cual hasta 24 estados ya han legalizado la marihuana medicinal.

Cannabis, 114 veces menos tóxico que el Alcohol

En un análisis comparativo sobre los riesgos de las drogas recreativas, el alcohol era el principal candidato, mientras que el cannabis fue considerado el de menor riesgo, por lo que el uso de cannabis, literalmente, es 114 veces más seguro que el uso del alcohol, una sustancia legal para los adultos.

No hay aumento de uso entre los adolescentes y los menores

Desde que el cannabis fue legalizado en Colorado, se temía que esto levase a un aumento del consumo entre los jóvenes. De hecho, la legalización ha tenido el efecto contrario, debido a la educación y normas que restringen su uso a los adultos, el porcentaje de adolescentes en Colorado que admiten usar el cannabis ha ido disminuyendo de manera constante de 22% a 20% entre 2011 y 2013, y se mantiene por debajo de su media nacional 23,4%.

La prohibición conlleva un alto coste económico y social.

 
La criminalización de la marihuana comenzó a promoverse en las primeras décadas del siglo XX en Estados Unidos, pero fue a partir de la década de los 70, bajo el gobierno de Nixon, cuando se oficializó este nefasto concepto de "la guerra contra las drogas", una campaña que, respaldada por autoridades y medios de comunicación, impuso en el imaginario colectivo la idea de que las drogas son malas y que hay que combatirlas a costa del presupuesto público, el bienestar social e, incluso, el sentido común.

Cabe destacar que no solo se trata de reflejar todos los beneficios económicos de dejar de combatir las drogas según la actual estrategia, sino reconocer que a pesar de los altos gastos que se realizan con el dinero público, la violencia y los índices de consumo son mucho mayores hoy de lo que eran cuando comenzó esta absurda guerra.

Es decir, es un gasto poco efectivo y que, invertido en otros aspectos sociales, generaría un bienestar social más alto.

Pero lo que parece es que la guerra contra las drogas es el mayor negocio.  

Cannabis, gran generador de ingresos

Sí, el todopoderoso dinero. No importa lo que se diga, el dinero manda. El primer año de cannabis legal de Colorado aportó $ 63 millones en ingresos, con un adicional de 13 millones de dólares en licencias y derechos. No sólo eso, sino que el dinero va a las grandes causas, 30.500.000 de dólares vuelve a los contribuyentes (gracias a los que votaron por su legalización), y el resto se destina a programas de educación para los jóvenes, la construcción de escuelas, y para cubrir los costes de la regulación.

 banner lolipop core seeds

Legalización del cannabis genera empleos


Colorado, primer estado en legalizar la marihuana, ha creado 10.000 nuevos puestos de trabajo en la industria legal de cannabis, ha impulsado la economía y ha reducido la tasa de desempleo que es de sólo el 6%, por lo que es una de los más bajas de Estados Unidos. El mercado estadounidense ya da trabajo a 200.000 personas empleadas en la industria del cannabis.

Legalización, la mejor lucha contra el narcotráfico

Es posible debilitar el mercado negro, haciendo que el mercado legal estándar sea más atractivo para el consumidor de marihuana a través de su legalización y reglamentación estrictamente controladas. Carteles mexicanos suministran cannabis ilegal a los Estados Unidos, pero la legalización los ha barrido de cuatro estados y en Washington DC, la cantidad incautada por las patrullas fronterizas se ha reducido un 24% en el último año. La Legalización trae una regulación adecuada y su infraestructura, y marca el comienzo de las pruebas de potencia, variedad de productos, etiquetas de advertencia y la paz de la mente global del consumidor.

Libertad, responsabilidad cívica


La criminalización de la marihuana atenta contra el sentido de libertad que inspira a uno de los derechos fundamentales del ser humano. Si bien puede ser cierto que en todo estado es indispensable la prohibición de actos o actividades específicos, presumiblemente utilizando como criterio el respeto al bienestar común y a los derechos del otro, prohibiciones como la que persigue a los consumidores de marihuana, la cual responde más a misteriosas agendas económicas y principios ideológicos que a la persecución real del bienestar social, terminan por atentar contra el derecho y la capacidad de una persona para tomar las decisiones que, en su opinión, mejor le convengan. Vale la pena recordar que el uso de cannabis data de hace miles de años y que más allá de una actividad recreativa que ha sido estratégicamente satanizada por los medios y las autoridades, existen muchas personas que ven en esta planta un catalizador para diferentes propósitos, entre ellos el desarrollo espiritual o la inspiración artística, ante lo cual su represión se muestra como una medida evidentemente absurda.  

Finalmente, en este mismo sentido, está comprobado que ofrecer a un grupo social la posibilidad de discernir sobre su propia integridad estimula favorablemente el sentido de auto-responsabilidad entre sus individuos y fortalece un compromiso consigo mismos y con el resto del grupo. De hecho esta es una de las premisas que toma en cuenta el sistema educativo de Finlandia, considerado el más efectivo del mundo según el índice de la OCDE. 

Aspectos económicos de la legalización en España

Al margen de los aspectos más puramente sanitarios, otro punto de vista objeto de estudio en el debate sobre la legalización de la marihuana es la que ha afecta al factor económico, dado que la legalización del cannabis generaría una actividad productiva e industrial de alto impacto.

Y en este sentido, dicha industria podría suponer para España una actividad económica cuya cuantía superara los 8.000 millones de euros en 2028, estimación de Prohibition Partners de este año, dadas las idóneas condiciones climatológicas y tecnológicas existentes en nuestro país para su desarrollo.

Entonces, si contamos los índices de consumo, los temas sanitarios y económicos, y analizamos la tendencia creciente de países que optan por una regulación más abierta, así como lo que parece una imparable progresión internacional hacia la legalización de la sustancia, la pregunta que hay que hacerse es si no debería ir posicionándose España ante esta situación, con el objetivo de obtener cuanto antes todos los beneficios potenciales, los personales, sociales y económicos, que ofrece este nuevo nicho de mercado.

Legalización ya!!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar