Core Seeds

Hojas amarillas, síntomas y soluciones.

Publicado el 13 de Marzo del 2020

0

Hojas amarillas en la marihuana, explicamos síntomas y soluciones.

Cuando empezamos a ver que las hojas amarillean pone en alerta a todo cultivador de cannabis y la causa del amarilleamiento pueden ser varias. Puede ser una carencia de nutrientes, un signo de quemadura o una señal de la evolución del lavado de raíces.

Las hojas amarillas son señal de que la planta no está bien, está claro, pero no hay que alarmarse pues las plantas simplemente están tratando de decirnos algo.

Al cultivar se pueden solucionar los problemas ocultos tan solo con corregir algunas cosas del cultivo. En vez de ver ese amarilleamiento como una catástrofe, tenemos que verlo como la forma que tiene la planta de comunicarse con nosotros, algo parecido a un lenguaje botánico.

Vamos a analizar las posibles causas del amarilleamiento de las hojas y cómo solucionar el problema.

Carencia nutricional


Puede pasar que los niveles de nutrientes sean bajos o pueden faltar por completo en el suelo.

Cuando hay deficiencias de nutrientes, las hojas se vuelven amarillentas. La más común es la carencia de nitrógeno, sobre todo cuando se cultiva en macetas donde el nitrógeno se acaba al paso del tiempo y es necesario aplicar abonos líquidos al agua. Aunque también puede ser de otros nutrientes.

Es importante tener una visión lo más precisa que se pueda de los niveles de nutrientes de la tierra y los abonos líquidos que podamos utilizar, aunque tenemos la posibilidad de identificar las deficiencias buscando signos y síntomas específicos.
Síntomas de las carencias nutricionales

Carencia de nitrógeno


El nitrógeno es uno de los nutrientes esencial para todas las plantas. Este elemento mineral es un componente importante de la molécula de clorofila. El nitrógeno también forma aminoácidos, los componentes básicos de las proteínas, y se usa para construir ADN.

La carencia de nitrógeno suele manifestarse en el amarilleamiento de las hojas, sobre todo en las hojas más viejas de la base de las plantas. Las plantas cuando no lo absorben del sistema radicular lo mueven de las hojas más antiguas a las hojas nuevas, que reciben la mayor cantidad de luz, lo que hace que las hojas más viejas se vuelvan amarillas antes. Otros signos de que hay carencia de nitrógeno son que se reducen los espacios donde se desarrollan los cogollos y la floración se adelanta.

Carencia de potasio


El potasio es otro de los nutrientes esenciales para las plantas. Este mineral participa en la fotosíntesis y regula la apertura y el cierre de los estomas, así como la síntesis de ATP (la unidad molecular de la energía).

Las hojas amarillentas son uno de los síntomas más significativos de una falta de potasio. Otros signos son las manchas marrones en las hojas de abanico, las puntas de las hojas se ponen de color marrón anaranjado y las hojas se secan y se rizan.

Carencia de calcio


El calcio es responsable de mantener juntas las paredes celulares de las plantas . La falta de calcio es algo malo para la estructura de una planta.

Entre los síntomas están un crecimiento distorsionado de las nuevas estructuras, como las puntas de las raíces y las hojas jóvenes.

Las hojas no se volverán completamente amarillas, pero tendrán manchas de color amarillo amarronado y comenzarán a curvarse.

Carencia de magnesio


El magnesio juega varios papeles esenciales en las plantas. Es la pieza central de la molécula de clorofila. El magnesio también ayuda a metabolizar los carbohidratos y a estabilizar las membranas celulares.

Cuando hay carencia de este elemento, las venas de sus hojas se vuelven amarillas y también empezarán a curvarse y a desprenderse.

Carencia de hierro


El hierro es esencial para las plantas y participa en la producción de energía esencial en la sintesis de la clorofila.

La carenciade hierro tiene un amarilleamiento concreto. Las hojas jóvenes son las primeras en verse afectadas. Las venas de sus bases comienzan a ponerse amarillas y, con el tiempo, ese tono se extiende a las venas de las hojas más viejas.

Carencia de manganeso


El manganeso ayuda en la fotosíntesis, la respiración y la asimilación de nitrógeno. También es importante en la protección de las plantas. El cannabis utiliza este mineral para combatir patógenos del sistema radicular .

La falta de manganeso hace que las hojas más viejas se vuelvan amarillentas.

También la carencia de zinc azufre y molibdeno se muestra en el amarilleamiento de las hojas.

Corregir las carencias nutricionales


Si tenemos el pH dentro del rango correcto, el problema de las hojas amarillentas causadas por deficiencia de nutrientes se puede solucionar añadiendo los minerales necesarios al agua de riego o al suelo.

Se pueden utilizar productos específicos y fácilmente disponibles para añadir al agua riego o al suelo los nutrientes que necesita.

PH inadecuado


El pH es la llave para la absorción de nutrientes. Tiene una escala logarítmica que varía de 1 a 14. Los valores de 1 a 6 indican acidez, 7 indica neutral y entre 8 y 14 indican alcalinidad. ¿En que influye esto en ver hojas amarillas?

Pues en que el cannabis solo es capaz de absorber nutrientes cuando el suelo está con un pH ligeramente ácido, con un valor entre 5,8-6,8. Si el medio de cultivo es demasiado ácido o alcalino, las plantas no podrán alimentase correctamente y las hojas empezarán a volverse amarillentas.

Como corregir el PH


Si el pH es el causante el amarilleamiento de las hojas, es idoneo comprobar el ph de la tierra y del agua de riego. Los kits de pH son baratos y fáciles de usar. Sigue las instrucciones y verás los resultados en muy poco tiempo.

Si la prueba revela que el pH es demasiado alto o bajo, existen productos para subir/bajar el pH, especialmente diseñados para resolver este tipo de problemas.

Exceso de riego


El exceso de riego es un error común, especialmente entre principiantes en cultivo. Las ganas de satisfacer continuamente todas las necesidades de una planta puede hacer que exageremos las cosas, y se suele terminar ahogando involuntariamente a las plantas.

El exceso de riego satura el suelo, lo que conduce a una reducción de oxígeno, que puede matar de hambre a las raíces. Al final mueren y empiezan a pudrirse. Las plantas usan sus raíces para absorber nutrientes del suelo. A medida que sus raíces mueren, las plantas tienen acceso a muchos menos nutrientes, lo que puede dar lugar a deficiencias. El amarilleamiento de las hojas es común cuando las plantas no obtienen los minerales y elementos que necesitan para seguir desarrollándose.

Solución


La solución para el exceso de riego es simple: regar menos las plantas. El cannabis necesita menos agua de la que algunos piensan. Una regla general es permitir que los 2,5cm superiores de la tierra estén secos antes de volver a regar las macetas.

Estrés por calor


La luz es la fuente de vida pero, si se administra de forma incorrecta, también puede causar que las hojas se pongan amarillentas. En interior, las luces deben colocarse lo suficientemente cerca como para proporcionar el máximo crecimiento, pero lo suficientemente lejos como para no quemar las hojas.

Cuando las plantas crecen demasiado cerca de su fuente de luz, pueden quedar expuestas al exceso de calor. Las hojas más cercanas a la luz se pondrán amarillentas y se marchitarán. Estas hojas son esenciales en el crecimiento de la planta y deben mantenerse sanas. También estas hojas se curvan hacia arriba o hacia abajo, o incluso se pliegan hacia adentro.

Solución


Para evitar el estrés por calor hay que controlar el cultivo de cerca. A medida que vayan creciendo las plantas, se irán acercando cada vez más a la fuente de luz. Hay que mantener la distancia adecuada hasta la copa. También se puede optar por soluciones para enfriar el cuarto de cultivo durante las olas de calor.

Si el estrés por calor ya está presente, aumenta la distancia entre las luces y la parte superior de las plantas. Espera hasta que la situación se normalice antes de volver a acercar poco a poco la lámpara hacia la copa otra vez. Hazlo unos centímetros cada vez para evitar que se repitan los síntomas.

 

Las hojas amarillas no siempre son un problema


Las hojas amarillentas no siempre son mala señal. A veces pueden ser un fenómeno natural o estar provocadas intencionadamente por los cultivadores.

Las hojas más jóvenes de la parte inferior de las plantas que están cerca de la plena madurez se volverán amarillentas y morirán, ¡no te preocupes! Casi todas las hojas de abanico empezarán a a ponerse amarillentas a medida que se acerca el momento de la cosecha. Durante este período, tienes que dejar de alimentar a las plantas en un proceso conocido como lavado de raíces. El lavado de raíces estimula a las flores y producen una hierba mucho más delicada. ¡Las hojas amarillentas son una buena señal en este contexto!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar