Core Seeds

La humedad relativa en el cultivo de cannabis, su control y sus niveles ideales.

Publicado el 08 de Enero del 2021

0

La humedad relativa y el cannabis, su control y niveles ideales.

El aspecto climático es uno de los factores claves en cualquier cultivo de marihuana.

Vamos a analizar la importancia de la humedad relativa del aire en cada una de las fases de cultivo y a definir el nivel higrométrico apropiado en cada etapa del cultivo para que podamos gestionar correctamente dicho parámetro.

¿Qué es la humedad relativa del aire?


Para comenzar el cultivo en las mejores condiciones es imprescindible entender el significado de este tecnicismo.

Cuando hablamos del nivel de humedad perfecto para cualquier planta, nos estamos refiriendo a la "humedad relativa". Es un concepto complejo, así que vamos a intentar explicarlo en términos sencillos.

La humedad hace referencia a la cantidad de vapor de agua que hay en el aire. Pero es importante añadir que la cantidad de agua que contiene el aire depende de la temperatura. El aire caliente retiene más humedad que el frío.

Cuando el nivel de humedad del aire se acerca al 100%, el aire no es capaz de retener el exceso de humedad, lo que provoca condensación en forma de pequeñas gotas, como en la niebla, el rocío matutino o la lluvia.

Por ejemplo, si la temperatura de tu espacio de cultivo es de 30 ºC, con una humedad relativa de alrededor del 33-35%, y bajamos demasiado rápido la temperatura a 10-12 ºC, el nivel de humedad podría alcanzar rápidamente el 100%.

Al final de la floración podría tratarse de una situación crítica, pudiendo alcanzar el "dew point" o punto de rocío, un parámetro que nos indica el nivel de humedad de la flor. Una mala gestión del nivel de humedad relativa de la zona de cultivo, debido a variaciones demasiado bruscas, podría originar el desarrollo de moho en las flores de marihuana.

¿Cual es la humedad relativa ideal para el cannabis?

El nivel de humedad relativa ideal puede ser diferente según la planta. Las plantas originarias de zonas calientes y tropicales están adaptadas a esas temperaturas, y crecen mejor con un nivel de humedad alto que las plantas de regiones frías o templadas.

La historia nos dice que el cannabis es autóctono de diversas zonas del mundo. Las variedades índica parecen haberse originado, y crecen mejor, en regiones secas y montañosas, y también toleran temperaturas más bajas. Las variedades sativa, por otro lado, tienden a crecer de forma natural en climas calientes y subtropicales, y prefieren entornos más cálidos y húmedos.

No obstante, existen algunas reglas básicas que nos pueden ayudar e indicamos cuál es el nivel de humedad ideal en cada fase del cultivo de marihuana.

 
Germinación, plántulas jóvenes y esquejes recién enraizados


En esta fase, es muy importante mantener un nivel muy alto de humedad relativa, entre un 70 y un 80 %. Esto es válido tanto para las semillas recién germinadas como para esquejes jóvenes (0-10 días), todavía sin un sistema radicular robusto.

Se necesita una humedad alta para que puedan usar toda su energía en el desarrollo de un sistema radicular fuerte y vigoroso. En esta etapa temprana, deberás mantener una temperatura en torno a los 25°C durante el día, y de alrededor de 21°C por la noche.

Fase vegetativa o de crecimiento

 
Las plantas en crecimiento o fase vegetativa, suelen preferir un nivel de humedad moderado. No existe una cifra exacta, pero deberías mantener una humedad de entre 55 y 70%, dependiendo de la variedad. Con una temperatura de 22-28°C durante el día, y de 18-24°C por la noche. Las plantas en estado vegetativo tienen un sistema de raíces fuerte y absorben más agua del suelo, razón por la que la mayoría de cultivadores reducen ligeramente el nivel de humedad durante esta etapa.

Inicio de la floración


Al comienzo de la floración, debemos intentar conseguir unas condiciones climáticas adecuadas a esta fase.

Como por el momento no tenemos un desarrollo floral completo y la planta sale progresivamente de su fase de crecimiento, estableceremos un nivel de humedad del un 40%-55%, . En esta fase, es fundamental establecer una temperatura de entre 20 y 26 ºC de noche y de día.

De esta forma evitaremos un posible shock térmico y garantizaremos una buena predisposición para que las plantas estén preparadas para la producción de las apreciadas flores. Es imprescindible asegurar su bienestar para que puedan concentrar todos sus recursos en el objetivo final; calidad y cantidad. Estas medidas son válidas para las 3-4 primeras semanas de la floración dependiendo de la variedad cultivada.

Final de la floración


En la segunda parte de la floración, hay que reducir la humedad del cultivo de marihuana a un 40-50 %. Las 2-3 últimas semanas, es preferible que se acerque al 40% o incluso que esté por debajo.

Es imprescindible, sobre todo si cultivas variedades que producen flores densas o si la variedad es sensible al moho.


Con el control de las condiciones climáticas tal y como hemos señalado, reduciremos al mínimo las posibilidades de que aparezca botrytis en las flores. En cuanto a las temperaturas, Lo recomendable es oscilar en una horquilla entre 20 y 25ºC durante el día y entre 17 y 20ºC durante la noche.

Así controlamos el punto de rocío de las flores, fundamental en ese momento concreto para evitar la aparición de hongos en las plantas de marihuana y para no poner en peligro todo el trabajo llevado a cabo.


Como controlar la humedad en el cultivo

 
Que podemos hacer si queremos reducir la humedad en el espacio de cultivo:

  • Poner el extractor a mayor velocidad para eliminar más aire caliente de la habitación. Recuerda que el aire caliente retiene más agua.
  • Aumentar el suministro de aire fresco.
  • Regar tus plantas al comienzo del período de luz.
  • Utilizar un deshumidificador.

Que podemos hacer si queremos aumentar el nivel de humedad en el espacio de cultivo:

  • Disminuir la velocidad del extractor para conservar más aire caliente en la habitación.
  • Aumentar la temperatura del cuarto de cultivo.
  • Pulverizar las plantas, solo si están en fase de crecimiento, no pulverizar si están en fase de floración, para evitar que los cogollos se pudran.

Y recuerda que los parámetros que aparecen aquí son solo orientativos. Habrá cultivadores que dirán que han conseguido resultados estupendos con un nivel más elevado de humedad, especialmente durante la etapa de floración.

Pero ten en cuenta que las plantas gruesas y frondosas tipo índica con cogollos densos, pueden desarrollar hongos no deseados en los cogollos en un entorno excesivamente húmedo. La mejor forma de evitarlo es comprobar las plantas de manera habitual y utilizar un termómetro y un higrómetro (o un termohigrómetro) de calidad, para controlar la temperatura y/o humedad de nuestro cuarto de cultivo y poder actuar en consecuencia.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar