Core Seeds

Manicurar las flores de marihuana. ¿En seco o en fresco?

Publicado el 12 de Febrero del 2021

0

Piensas en manicurar tus flores de marihuana. ¿En seco o en fresco?

Para obtener una cosecha abundante y de máxima calidad en el cultivo de cannabis, supone avanzar por una serie de fases, todos ellos igual de importantes.

Los cultivadores menos experimentados suelen dedicar mucho esfuerzo en los ciclos de cultivo dando por concluido su trabajo una vez que se han cortado las plantas y creyendo equivocadamente que llegado ese momento solo falta esperar a que se seque la cosecha para poder consumirla.

Pero hacer bien las fases post cosecha son tan importantes como todas las fases de cultivo, ya que significan la culminación del ciclo de cultivo, y suele ser el factor diferencial entre una cosecha de calidad y una de máxima calidad.

Hablamos de una cuestión que, con el aumento de la popularidad del cultivo de marihuana, genera un gran debate, y, como resultado de este debate, se han conseguido significativas mejoras en la calidad de las flores de cannabis por todo el globo. No hay ninguna técnica perfecta, todos los métodos implican ventajas e inconvenientes, y se ajustan en mejor o peor medida según cada circunstancia.

Pero si hemos llegado hasta aquí, seguramente tengamos delante una buena cosecha de marihuana sin manicurar. Y en consecuencia queremos saber si será mejor manicurar en seco o hacerlo en fresco.


¿En qué consiste el manicurado?


Lo primero vamos a fijar un punto de partida ¿Qué es Manicurar la Marihuana? Pues es un método en el que recortamos las hojas sin tricomas de los cogollos del cannabis, eliminando todo el material vegetal con bajo contenido en cannabinoides, que son los compuestos del marihuana con efectos psicoactivos y terapéuticos.

En definitiva, manicurar la marihuana es un proceso necesario en el que las cualidades organolépticas de la cosecha se potencian y conservan aumentando en calidad para su consumo. También debemos hacerlo siempre que queramos disfrutar de una marihuana visualmente estética, no solo en términos psicoactivos y aromáticos. Si no lo hacemos correctamente, las flores de marihuana tendrán peor aspecto, y peor sabor, ya que las hojas aportan mucha clorofila y esto no es nada agradable para el paladar.

Por último, hablando de efecto, una marihuana sin manicurar tampoco es lo mismo. Al no separar las partes de la planta con tricomas de las de sin tricomas, su calidad y su efecto descienden.


Manicurar en seco


Manicurar en seco es un método habitual en los pequeños cultivos. El proceso consiste en cortar las plantas y dejarlas secar el tiempo necesario.

Las hojas que cubren las flores tienen la ventaja de hacer el secado de forma más lenta buscando la obtención de una complejidad organoléptica más sutil y exquisita.

Esto significa que, si se hace correctamente, aromas, sabores y efectos serán más pronunciados. También las hojas ofrecen protección a las flores de marihuana de posibles golpes durante su manipulación y transporte. De esta forma conseguimos que las apreciadas propiedades de las flores de marihuana se mantengas intactas.

Esta técnica es más apropiada para cultivos pequeños, en los que se elabora un producto de máxima calidad, dignos de competir en concursos cannábicos de alto nivel.

Un gran inconveniente a tener muy en cuenta es que nivel de humedad de las plantas es mayor cuanta más materia vegetal tienen, y, en consecuencia,el riesgo que aparezcan hongos también es mayor.

Una gran desventaja es que, cuando manicuramos en seco, el proceso de quitar las hojas es más lento y tedioso porque las hojas secas son muy frágiles y se rompen con gran facilidad.

Otra desventaja de este método es que no es compatible con el uso de la mayoría de herramientas y máquinas de manicurado ya que, habitualmente, han sido diseñadas para su uso en fresco.

Como todo método, el manicurado en seco tiene sus ventajas e inconvenientes.

 
Ventajas:

  • Cualidades organolépticas superiores a nivel global
  • Efecto más complejo e intenso.
  • Si se hace correctamente puede dar la calidad idónea para participar en copas cannábicas.

    Inconvenientes:

  • Aumenta el riesgo de aparición de moho.
    El secado de las flores es más lento haciendo el proceso más largo.
    Válido únicamente para pequeños cultivos de marihuana.
    No es compatible con el uso de maquinaria para el manicurado.


Manicurado en fresco


Es importante quitar las hojas más grandes para restar humedad y para favorecer metabolismos como el intercambio de los gases responsables del aroma, del sabor y del efecto de las flores de marihuana. Se trata de una fase importante durante la cual las flores van evolucionando a medida que se secan.


Manicurar las plantas de marihuana en fresco o húmedo es el método más popular, tanto para pequeños cultivadores como para cultivos a gran escala por la rapidez con la que se realiza y porque nos asegura cogollos sanos libres de moho.

Cuando manicuramos en fresco hay que hacerlo de manera inmediata, justo al cosechar porque es necesario que las plantas tengan humedad elevada ya que facilita el manicurado. Es el método más rápido cuando se trata de manicurar muchas flores, además de ser compatible con el uso de maquinas de manicurado diseñadas especialmente para esta técnica.
Al quitar prácticamente toda la masa foliar, reducimos considerablemente la humedad en las flores, y así disminuimos de forma considerable el riesgo de que aparezca moho. Así que podemos asegurar que este método es muy eficiente y seguro, dos factores clave para que cualquier cultivo de cannabis sea viable y rentable.

En cuanto a la calidad del producto final, si el manicurado se hace de forma manual, con paciencia, ésta será prácticamente idéntica a la realizada en seco.

Pero si se realiza con máquinas de manicurado, la calidad final de las flores no será tan cuidada como si fuese hecha a mano.

Con el uso de este tipo de maquinaria, se altera ligeramente la calidad y del aspecto de las flores al perderse una pequeña cantidad de tricomas y terpenos.

Aunque la tecnología de estas maquinas avanza día a día, el metal no es capaz de sustituir la delicada mano humana. Pero la mano del hombre no tendrá nunca la constancia y la rapidez de una máquina.


Ventajas:

  • Rapidez en el trabajo y en el secado de las flores.
  • Reducción radical del riesgo de aparición de moho.
  • Optimización de los rendimientos.
  • Compatible con el uso de maquinaria.
  • Válido para cultivos grandes y pequeños.

Inconvenientes:

los únicos inconvenientes estás más relacionados con el uso de maquinaria que con el hecho a mano.

  • Calidad ligeramente inferior.
  • Perdida de una pequeña cantidad de resina y de terpenos.
  • Aroma, sabor y efecto ligeramente inferiores.
  • Aspecto correcto pero no tan excepcional como con el manicurado manual.

 
Conclusión

De todo lo dicho se puede concluir que ninguno de estos métodos es perfecto, ni uno mejor que otro. Cada uno necesitamos definir nuestras prioridades y elegir la opción que más nos convenga.

El máximo de calidad lo tendremos si este trabajo se realiza de forma manual, y el manicurado en fresco será más rápido que en seco.

Y recuerda que en ambos casos, podemos guardar los restos del manicurado para elaborar exquisitos comestibles cannábicos y diferentes extracciones y concentrados.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar