Core Seeds

Mezclar el cannabis con tabaco, una costumbre muy europea.

Publicado el 20 de Febrero del 2020

0

Mezclar el cannabis con tabaco, una costumbre muy europea.

Fumar el cannabis mezclado con tabaco es algo común entre los europeos. Así lo afirma un informe de la organización británica Global Drug Survey en el que aseguran que el 90 % de los consumidores de cannabis europeos lo hacen en combinación con tabaco. Esta práctica tan extendida en Europa no lo es en otros lugares como el continente Americano, donde se estima que solo el 8 % de los consumidores de cannabis lo mezclan.

En España, así como en toda Europa es común el hábito de fumar cannabis, así como sus derivados, mezclados con tabaco. Un estilo de consumo adquirido de la tradición de fumar hachís proveniente del norte de África, marroquí en su mayoría, junto a tabaco liado.

Con el aumento del cultivo de marihuana en Europa en los 90, aumentó el consumo de hierba, reduciendo el de hachís importado.

Pero la costumbre de liar los canutos mezclados con tabaco, ya fuesen de hierba o de hachís, a día de hoy sigue marcando la pauta de consumo en todo el continente.

Motivos para la mezcla

Los motivos por los que algunos consumidores deciden mezclar su cannabis con tabaco son muy variados, pero la mayoría coincide en que lo hacen por los singulares efectos que proporciona. Muchos de los consumidores que eligen consumir este tipo de porros exponen sentir un efecto más agradable, relajante y controlado que si consumiesen la hierba sola.

También están los que aseguran notar los efectos contrarios, defendiendo que mezclar cannabis con tabaco produce efectos más energéticos y un ligero "colocón cerebral". Algunos consumidores hablan de euforia, lo cual es posible porque tanto la marihuana como el tabaco producen estas sensaciones.

También los hay que mezclan cannabis y tabaco por razones más prácticas. Por ejemplo, hay consumidores que opinan que añadiendo una pequeña cantidad de tabaco al canuto se consigue una combustión más uniforme. Algo de lógica hay en esta afirmación, ya que una hierba que no este bien seca suele complicar que se queme de forma homogénea. Otros consumidores también piensan que con la mezcla de hierba y tabaco queman mejor y producen caladas más intensas y profundas, además de irritar menos la garganta que la hierba sola.

Para muchos otros consumidores es motivo de ahorro de cannabis. Mezclar cannabis con tabaco es una forma de usar menos hierba en cada porro.

Como podemos comprobar son muchos los motivos por los que muchos consumidores eligen la mezcla de tabaco y cannabis y realmente no hay ningún método de consumo de cannabis correcto o incorrecto, a no ser que se deba a motivos medicinales. En ese caso si que es recomendable no usar los métodos tradicionales para fumar esta planta, por las sustancias nocivas asociadas a la combustión y escoger otros métodos como la vaporización o una tintura.

Efectos de fumar marihuana y tabaco


No existen muchos estudios científicos sobre las consecuencias de mezclar cannabis y tabaco, por lo que no hay certezas claras sobre los diferentes efectos de combinar ambas sustancias. Lo que si queda claro es que los efectos de esta mezcla son diferentes que los percibidos al consumirlos por separado.

El cannabis interactúa con nuestro sistema endocannabinoide, que básicamente consta de una serie de receptores (principalmente CB1 y CB2) ubicados por todo nuestro cuerpo y cerebro. La nicotina funciona de forma similar, interactuando con los receptores nicotínicos situados en los sistemas nerviosos central y periférico de los seres humanos.

Tanto los receptores nicotínicos como los CB1 y CB2 se encuentran especialmente concentrados en el hipocampo y la amígdala, dos regiones del cerebro que juegan un papel importante en la memoria, la toma de decisiones, respuestas emocionales o adicciones, entre otros.

Un análisis, publicado en 2009 en Inhalation Toxicology, demostró que mezclar cannabis y tabaco en realidad aumenta la concentración de THC en un canuto. En la investigación se capturó y examinó el humo de un porro de cannabis puro y de otro con tan solo un 25% de cannabis.

El nivel de THC en el porro que sólo contenía cannabis se situó en aproximadamente 32,7 miligramos por gramo. En el porro con tabaco, sin embargo, esta cifra se disparó hasta los 58,9 miligramos por gramo, llevando a los investigadores a la conclusión de que el tabaco parece mejorar la eficiencia de vaporización del THC en hasta un 45%.

Esto contradice el argumento de algunos consumidores que afirman que mezclar cannabis con tabaco produce un efecto más agradable y controlable. En todo caso, este estudio indicaría que consumir ambas sustancias juntas debería producir efectos más intensos, hipotéticamente. Esto pone de manifiesto la necesidad seguir desarrollando más estudios sobre la interacción de cannabis y tabaco con nuestro cuerpo, especialmente cuando se consumen juntos.

Otro estudio publicado en la Revista Europea de Farmacología en 2007 mostraba que la exposición prolongada a la nicotina producía efectos más duraderos sobre los receptores CB1, aumentando el número de receptores del hipocampo mientras al mismo tiempo disminuye el número de receptores en otras regiones.

Como todavía no es posible extraer conclusiones sólidas sobre los efectos de mezclar cannabis y tabaco, de momento tendremos que seguir confiando en las experiencias de los consumidores. Y los que fuman cannabis y tabaco mezclado, en su mayoría declaran como mayores efectos generales, sentir un efecto más agradable, relajante y controlado que si consumiesen la hierba sola.

Riesgos de fumar marihuana y tabaco

La gran inquietud que genera esta práctica de mezclar tabaco y hierba se refiere a los riesgos de salud asociados con el consumo de tabaco. Como ya es sabido fumar tabaco es perjudicial, ya que los riesgos para la salud se han investigado en profundidad y los resultados están más que contrastados.

Así que fumar tabaco es nocivo, pero fumar marihuana tampoco es algo saludable. Es importante ser conscientes de que fumar, ya sea tabaco, cannabis o cualquier mezcla de hierbas exóticas que has comprado en la herboristería, conlleva una combustión.

La combustión rompe los enlaces químicos de los compuestos orgánicos presentes en las plantas y los transforma en "radicales libres" que se pueden combinar entre ellos o con otras moléculas para producir diversos tipos de subproductos, muchos de los cuales son extremadamente tóxicos. Inhalar estas sustancias químicas del humo procedente de la combustión de un material vegetal nos expone directamente a ellas.

Es uno de los motivos por los que la vaporización se han extendido tanto, ya que te permiten calentar el cannabis ,o cualquier otra hierba seca, a una temperatura con la que se consiguen extraer los principios activos de la planta sin llegar a quemarla. De hecho, se sabe que el vapor producido por un vaporizador contiene alrededor de un 95% de cannabinoides y terpenos, mientras el humo de un porro sólo contiene sobre un 25%.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar