Core Seeds

Morfología de la planta de cannabis.

Publicado el 16 de Marzo del 2021

0

¿Conoces la morfología de la planta del cannabis? Descúbrela aquí.

Lo más probable es que ya conozcas el aspecto que tiene una planta de cannabis. Pero, ¿sabrías diferenciar las distintas partes de la planta y entender sus funciones?

Semillas


Sin semillas, no hay plantas. Estas pequeñas cápsulas, repletas de vida, transfieren su ADN a la siguiente generación para perpetuar la especie, y de paso, cautivarnos con las cosechas venideras.

Tras la polinización, las flores de cannabis femeninas empiezan a formar la semilla, formando una estructura pluricelular en forma de embrión.

Esta estructura consiste en una raíz embrionaria (la radícula), un brote embrionario y dos hojas cotiledones. Las semillas germinarán si las condiciones son adecuadas.

Sistema radicular


Unas sistema radicular sano y fuerte es imprescindible para desarrollar plantas vigorosas y robustas, potenciar el crecimiento vegetativo, y favorecer una buena cosecha.

Las raíces son el nucleo de la planta del cannabis. Tienen el aspecto de pelos blancos y finos y sirven, entre otras cosas, para absorber el agua y los nutrientes del suelo u otros medios de cultivo.

Tallo


El tallo ofrece soporte a las plantas por encima del nivel del suelo, y alberga los nudos y ramas. Esta columna central posibilita a las plantas de cannabis crecer de forma vertical, mientras que las ramas lo hacen de forma lateral. Es el eje a partir del cual crecen todas las ramas. El tallo da forma y estructura a la planta. Soporta a las ramas llenas de follaje, posibilitando que las hojas hagan la fotosíntesis. El tallo también contiene el xilema, que es un tejido transportador de agua que comienza en las raíces y se extiende por toda la planta.

Nudos


El término "nudo" se refiere a las bifurcaciones del tallo o ramas de una planta donde se forman otras ramas. Los entrenudos, por otro lado, son los espacios entre los nudos, haciendo referencia a la distancia internodal.

Ramas


Sin las ramas, las plantas serían básicamente un palo. El cometido de las ramas es servir de apoyo, sobresaliendo del tallo principal y proporcionando soporte a las hojas para realizar la fotosíntesis. Las ramas también contienen el xilema, y transportan agua y nutrientes a las flores y hojas.


Hojas de abanico


Las hojas en forma de abanico son las más grandes de la planta de cannabis, y por lo general, se encuentran por debajo de los racimos florales. Estas hojas (que están llenas de clorofila) son el centro de producción de energía de la planta.

Hojas de azúcar


Las hojas de azúcar son las hojas ubicadas cerca de una flor hembra. A diferencia de las hojas de abanico, suelen tener una cantidad digna de tricomas.

Flores


Lo que más nos interesa a todo cultivador son las flores de la planta hembra, también conocidas como cogollos. El término “cogollo” se refiere técnicamente a cualquier grupo de flores que crece de forma compacta formando un cogollo grueso.

La función principal de la flor es producir semillas para asegurar la reproducción de la especie.

En el cannabis, existen dos tipos de flores:

Flor masculina

La flor macho, que es importante para la reproducción y creación del cannabis que tanto estimamos. Las flores macho crean el polen que fecunda la flor hembra creando las semillas. Sin embargo, no son tan ricas en cannabinoides como las hembra, y no se utilizan para uso recreativo o medicinal. En su lugar, las flores macho se usan para polinizar las flores hembra y crear nuevas variedades.

Flor femenina


La flor hembra del cannabis es la estrella, el orgullo de la mayoría de cultivadores. Estas flores contienen la mayor concentración de tricomas de la planta. Por lo tanto, también contienen altas concentraciones de cannabinoides, como THC y CBD, así como terpenos y otros compuestos.


Pistilos


Los pistilos del cannabis contienen los órganos reproductivos de una planta hembra. También albergan los estigmas, que son esas hebras largas parecidas a pelos que sobresalen de las flores femeninas a medida que maduran. Estos estigmas suelen tener un color blanco lechoso al principio, y después adquieren un tono naranja o incluso rojo intenso, a medida que la planta madura y se aproxima al final de su ciclo de floración.

Tricomas


Todo consumidor de marihuana sabe que una abundante capa de tricomas es la mejor señal de una hierba de calidad.

Los tricomas son minúsculas partículas microscópicas similares a cristales que se desarrollan en las plantas de cannabis. Son lo que dan a las flores de la marihuana su aspecto deslumbrante y brillante, y son muy apreciados y valorados por usuarios tanto recreativos como medicinales porque contienen el poder de la marihuana.

Los tricomas son celebres por producir ese tacto pegajoso y un intenso aroma en la marihuana de calidad. Esto se debe a que los tricomas atesoran una gran cantidad de cannabinoides y terpenos que otorgan a la marihuana su peculiar aroma, sabor y efecto.

Cáliz


El cáliz es lo primero que se ve cuando la planta de cannabis comienza a florecer. Es una serie de hojas pequeñas que protegen los órganos reproductores de la planta, y también es la parte más resinosa. Cuando una planta no se poliniza, el cáliz comienza a formar cogollos. Si se poliniza, produce semillas.

Semillas


Aquí es donde empieza todo, volvemos al inicio cerrando el círculo de la vida. Las semillas de cannabis se producen cuando las flores hembra son polinizadas por plantas macho cercanas, y tienen todos los genes necesarios para dar lugar a una planta nueva desde cero.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar