Core Seeds

Papel de fumar, historia de un gran aliado incondicional del cannabis.

Publicado el 04 de Febrero del 2020

0

Papel de fumar, historia de un gran aliado incondicional del cannabis.
Photo by Thought Photo by Drew Farwell

 

El papel de fumar es un habitual en el bolsillo de la gran mayoría de consumidores de cannabis del mundo. El clásico canuto liado, sigue siendo el método de consumo más habitual, muy por encima de otras opciones más modernas como la vaporización o comestibles. España tiene un papel importante en esta materia por ser uno de los pioneros en la manufactura de papel de fumar. Al inicio del siglo 18 es cuando se empieza a elaborar este tipo de papel, sobre todo para poder degustar el tabaco traído desde América.

El origen, Alcoy y Capellades

En las localidades de Capellades en Barcelona, y Alcoy en Alicante, encontramos los primeros puntos de manufactura, siendo las principales zonas productoras. Entre finales del siglo 18 y principios del siglo 19 España fue el mayor productor mundial. Primero se exportaba a América, donde se solía intercambiar por tabaco y poco más tarde su uso ya se había extendido por toda Europa, más si cabe después de la invasión de Napoleón de España y las tropas que después regresaban a Francia o a otros puntos de la geografía Europea y del norte de África.

Hasta entonces, se empleaba para liar todo tipo de papel, incluso papel de periódico impreso. Tengamos en cuenta que el papel de imprenta tiene un peso de 40 gramos/m2, mientras que el papel de fumar oscila entre los 12 y los 25 gramos/m2 aproximadamente. Este primer papel, se producía manualmente usando prácticamente los mismos productos que se usaban para la fabricación del papel normal, es decir fibras y celulosa obtenidas del cáñamo, arroz y todo tipo de textiles y ropa. Hoy en día los productos más utilizados son el lino, arroz, cáñamo, esparto, yute, o una mezcla de ellos.

El primer librillo, concebido en Xativa, Valencia.


Los primeros papeles de liar no eran como que los conocemos hoy en día. Eran elaborados en grandes hojas que cada uno seccionaba según sus gustos o necesidades. Ahora nos encontramos con una gran variedad de diferentes tamaños como el 1-1/4, Regular, slim o King Size…. además de diferentes formatos, tanto papeles doblados, estirados, en rollo…incluso de diferentes sabores.

Durante el siglo 18 estaba muy extendida la forma de moda de fumar tabaco era en polvo, usando pipas. Pero con el comienzo del nuevo siglo, el 19, esta forma de consumo decrece por el auge de fumar el tabaco liado, y crea la necesidad de ofrecer a los fumadores un papel adecuado. En 1815, el padre dominicano Jaime Villanueva, imagina y crea el primer librillo de papel, en la ciudad de Xátiva, en Valencia.

En poco tiempo empezaron a multiplicarse las factorías donde se manufacturaba los librillos de papel de fumar debido a su gran popularidad y demanda. Marcas como Pay-Pay, todavía en activo, eran muy conocidas porque además del papel en si mismo, los librillos eran auténticos artículos de coleccionista muy elaborados. Sus tapas relucían con hermosas ilustraciones simbólicas que estampaban diferentes motivos sobre la historia de España, celebridades, costumbres, trajes, refranes… mostrándonos una visión integral de la evolución social y las costumbres y modas de aquellos tiempos.

La goma arábiga


Con el aumento de la demanda del papel de fumar se sigue avanzando y otro gran progreso se origina con el invento del engomado, que posibilitaba más sencillez en el liado al poder pegar un extremo del papel sobre el enrollado,en el año 1883. El engomado es elaborado mayormente con goma arábiga, permitiendo más sencillez en el liado. Aún se sigue usando goma arábiga en la actualidad. Cien años después, en 1984, los hermanos Braunstein crean el librillo de papel de fumar entrecruzado, al que bautizaron Zig-Zag, por el sistema de entrelazado del papel y que después convertirían en su propia marca.

En la actualidad, el papel de fumar tiene una presencia total en la forma de consumo de la gran mayoría de los consumidores de marihuana, algo que hace que la producción de papel de fumar no esté orientada solo al consumidor de tabaco y nos encontramos con un mercado que nos brinda a los usuarios de marihuana con una gran variedad de papel de liar, desde diferentes tamaños, fibras o gramajes, así como orgánicos, de sabores, diferentes tipos de combustión, con blanqueantes, transparentes, conos preliados y filtros o boquillas de cartón que propicia muchas opciones para el consumidor, aunque en ocasiones sea compleja la decisión por parte de consumidor de marihuana.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar