Core Seeds

El PH del agua, un factor importante para el éxito del cultivo de marihuana.

Publicado el 18 de Octubre del 2018

0

El PH es uno de los factores que más inquietan a los cultivadores de cualquier planta, y por supuesto a los cultivadores de marihuana. Su control y medición no es una tarea complicada pero es muy importante conocer y controlar este factor que es clave para la buena salud de las plantas.

Tener el PH adecuado es esencial para que las plantas de marihuana se alimenten correctamente y no padezcan un bloqueo de nutrientes.

¿Que es el PH? 

Es la medida que se utiliza para conocer el nivel de acidez o alcalinidad. Las plantas solo son capaces de absorber sus nutrientes disueltos en el agua siempre que este dentro de unos valores de PH, si no está en este rango no será capaz de asimilarlos.

En 1909 el químico danés Soren Peter Lauritz Sorensen estableció la escala de PH (potencial de hidrógeno), un rango que se divide en 14 puntos, del 1 al 7 son llamados ácidos, de 7 a 14 es alcalino ( también llamado básico) y el valor 7 fue considerado por Sorensen PH neutro.

Las plantas de marihuana tienes su rango perfecto de PH entre 6 y 7.

Pero hay leves diferencias el el rango más idoneo en fase vegetativa o de crecimiento, que se situa entre 5.8 y 6.2, y en lase de fructificación o floración en la que el PH idoneo se situa en 6.5 pero puede estar algo más alto, cercano al 7.

Con estos rangos las plantas pueden absorber todos los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo, por debajo o por encima de estos parametros no son capaces de hacerlo. Si se cultiva con un PH inferior a 5 o demasiado ácido provocará una mayor asimilación de elementos del medio de cultivo provocando un exceso de algunos nutrientes, como el zinc, hierro o el manganeso y al mismo tiempo limitará la absorción de calcio y magnesio.

 Si el rango de PH fuese muy alto o alcalino, superior a 7.5, no tendrá acceso a nutrientes como cobre, hierro, zinc o boro entre otros y frenará el crecimiento de las plantas.

Por estos motivos hay que saber medir y corregir el PH del agua pero también el de la tierra o sustrato que se vaya a utilizar. 

Para medir el PH existen medidores digitales, desde lo más sencillos a lo más sofisticados, pero es necesario un calibrado del aparato para una correcta medición porque si no son utilizados en un tiempo se descalibran y darán una mala medición, pero se pueden calibrar de forma sencilla con un líquido de calibración.

También existen kit de medición por gotas, mucho más baratos y sencillos de utilizar que cualquier medidor digital, no son tan precisos como los digitales pero no necesitan pilas ni ser calibrados, por eso son los más utilizados.

Para medir el PH del sustrato existen medidores para ello, una forma casera de hacerlo es disolver una cantidad del sustrato con la misma cantidad de agua destilada (1:1), es importante que sea destilada porque tiene un PH 7 y si utilizamos agua del grifo, que suele rondar el PH 8, no será una medición precisa.

Mezclamos la cantidad de sustrato con el agua destilada, removemos bién para que se mezcle y dejamos reposar un rato, con un par de horas será suficiente, luego medimos el PH del agua de la mezcla con el medidor que utilicemos para medir el PH del agua de riego y tendremos una medida que corresponde con el PH del sustrato, es conveniente filtar el agua de la mezcla para no dañar la sonda del medidor, en caso de que este sea digital, con restos de sustrato.

La medición y control del PH no es algo que se haga solo un día al principio del cultivo.

Debe hacerse de forma frecuente, con un PH adecuado las plantas tendrán menos posibilidades de enfermar y serán más resistentes a las plagas y los ataques de hongos o virus que puedan hacerle daño.

Cuando ya sepamos el valor de PH es la hora de ajustarlo a los valores que necesitamos ayudandonos de algún producto para bajar el PH, compuestos de algún tipo de ácido, puede ser ácido nítrico (para la fase de crecimiento) o fosfórico ( para la fase de floración), también hay productos que suben el PH. Para un correcto uso se deberá ir añadiendo poco a poco e ir midiendo el PH hasta llegar al valor antes explicados. 

No solo es importante el PH, también es muy útil conocer la electroconductividad o E.C.

Despues del PH, el valor que más útil es el de la electroconductividad o E.C. del agua. Este valor se suele medir en milisiemens por centímetro cuadrado (mS/cm2) y nos da la cantidad de electricidad que conduce una solución de agua y así conocer el nivel de sales concentradas en el agua. La EC aumenta contra más nutrientes añadamos al agua, y es una ventaja poder ir aumentando la cantidad de nutrientes que proporcionamos a las plantas según vayan creciendo y demandando más nutrientes. Cuando son plantulas el valor debe andar entre 0.8 y 1.2, en crecimiento deberán estar entre 1.2 y 1.6 y en el periodo de floración 1.6 y 1.8, dependiendo de la variedad que se cultive pueden llegar a 2 o incluso superar este valor. Para medir la E.C. existen medidores que lo hacen de forma sencilla, solo hay que meter el medidor en el agua y nos dará un valor, si el valor es superior al deseado lo podemos rebajar añadiendo más agua y si el valor es inferior lo soluciamos añadiendo más nutrientes.

También nos puede decir la calidad del agua con la que vamos a trabajar, si el valor del agua sin añadir nutrientes es idoneo o no, y así podremos actuar en consecuencia. Si el valor es elvado deberá usarse un filtro de ósmosis inversa para poder reducir el valor y si es necesario aumentar el valor con añadir minerales al líquido será suficiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar