Core Seeds

Plagas en el cultivo de marihuana.

Publicado el 25 de Marzo del 2019

0

¿Conoces las plagas más peligrosas para la marihuana?Ponle remedio.

La marihuana es una planta fuerte y resistente que aguanta bien los ataques de las plagas típicas de la marihuana, sobre todo en su medio natural. Cuando las cultivamos en macetas o en cultivos de interior son más vulnerables a estos ataques porque al estar fuera de su medio natural carecen de los depredadores del medio natural que mantienen el equilibrio de las poblaciones de diferentes plagas haciendo posible su reproducción sin control y se convierta en plaga.
Cuando una plaga ataca a nuestro cultivo, es importante intervenir rápidamente, cuanto más se desarrolle la plaga en el cultivo más difícil será eliminarla. Con temperaturas altas estos invasores se reproducen muy rápido y con mucha facilidad, en especial la araña roja, multiplicando su población exponencialmente y haciendo estragos en nuestro cultivo en pocos días.


Plagas más comunes del cannabis.


Los ataques de plagas mas comunes por lo que hay que prestarles especial atención son: araña roja, trips, pulgón, mosca blanca, oruga o cochinilla.

Especies como los pulgones son un verdadero peligro en la etapa de plántulas, cuando son jóvenes.

Plagas como la cochinilla, trips o mosca blanca solo acabarían con la vida de la planta en casos extremos de poblaciones muy grandes, pero si que desgastan y reducen la vitalidad de la planta disminuyendo mucho tanto la calidad como el peso de las flores.

La orugas y la raña roja son de los problemas que más preocupan a cualquier cultivador por el gran daño que hacen, pueden acabar con cualquier cosecha.

También podemos tener problemas con hongos, el oídio o la brotitis son los más preocupantes, suelen ser difíciles de controlar, son muy devastadores produciendo muchas perdida al atacar los cogollos ya formados, dejándolos inservibles y su consumo puede suponer un grave riesgo para nuestra salud.


La prevención, la mejor solución.

 
Es de sentido común intentan prevenir las plagas antes de su aparición. Factores como una elección de las semillas o el método de cultivo que empleemos nos ayudará a correr menos riesgos, si tenemos plantas con vigor y fuerza y un cultivo en el que potenciemos la salud y el buen desarrollo de las plantas nos pondrá por delante.

Hay que tener cuidado cuando introducimos una nueva planta en nuestro cultivo asegurándose de que no esté infectada. También debemos separar o eliminar ramas, hojas o incluso plantas enteras ya enfermas para evitar que contagien a las demás plantas.

Un buen flujo de aire y mantener el espacio limpio y una buena distancia entre planta es el mejor método para prevenir ataques de hongos por ejemplo.


Como detectar y diferenciar las diferentes plagas.


La araña roja, es la pesadilla de cualquier cultivador. Son ácaros, de tamaño diminuto, sobre el milímetro de largo. Suelen tener un tono rojo, marrón o negro en su estadio adulto. Se multiplican de manera masiva, crean telas de araña que puede llegar a cubrir toda la planta y cunado acaban con una planta se colocan en la punta de esta y con las corrientes de aire se trasladan hasta su siguiente victima. La forma de detección más común suele ser porque se ven puntitos diminutos de tono amarillo o blanco en las hojas. Las arañas normalmente están en el envés de las hojas, por lo que es complicado detectarlas muy pronto si no estamos atentos y esos puntos son donde han chupado la savia de la planta.


La mosca blanca son pequeños insectos de color blanco y apenas dos milímetros se posan en la cara inferior de las hojas donde ponen sus huevos y chupan su savia. Cuando movemos una rama se ve una nube de bichos blancos volando alrededor de la planta.

Pulgones, insectos de tamaño pequeño, de 1 a 3 milímetros, tonos verdes, amarillos o negros que se sitúan en los brotes jóvenes y forman grandes poblaciones. Chupan la savia de la planta debilitandola. Además, segregan un líquido blanco y pegajoso que favorece la aparición de hongos. Si se detectan hormigas es muy posible que haya pulgones. Las hormigas tienen rebaños de pulgones a los que ordeñan y a los que trasladan a nuevas plantas para colonizarlas.

Los trips, pequeños insectos de entre 0,5 y tres milímetros y forma alargada. Tienen un tono marrón o gris. Chupan la savia y transmiten numerosos virus a las plantas. Son comunes en los invernaderos. Las hojas de nuestra planta de marihuana aparecen con pequeños puntos amarillos donde han sido mordidas.

Las orugas, muy peligrosas porque se comen los cogollos y las hojas del cannabis produciendo su destrucción. Nacen en la propia planta por los huevo puestos por las mariposas. Al principio son tan pequeñas que casi no se ven pero en poco tiempo crecen mucho y devoran todo a su paso. Para detectarlas hay que observar detenidamente los cogollos, y si se ven pequeños excrementos negros que dejan sobre las hojas. La oruga suele estar escondida en el cogollo que hay justo por encima de la hoja con excrementos.

Las cochinillas atacan pricipalmente los tallos. Son como lapas, redondeadas y con una concha de color marrón o rojizo. Segregan una sustancia algodonosa. Durante su juventud se mueven, pero cuando llegan a adultas se quedan fijas en un lugar del tallo. Se reproducen mucho pero su desarrollo es lento por lo que la plaga no se desarrolla con rapidez.  Debilita nuestra planta y pudiendo secarse algunas ramas.

El oídio es uno de los ataques de hongos más comunes. Este hongo que se desarrolla con un crecimiento en forma de polvo blanco sobre las hojas muy similar a la ceniza. Es una plaga típica en otros cultivos como la uva, pero desde hace tiempo se ha convertido en una de las peores plagas para el cannabis.Es un hongo que se desarrolla en la superficie de las hojas, sin penetrar en los tejidos, por lo que no es difícil de intentar matar, pero suele reaparecer de forma rápida si las condiciones son idóneas. Lugares sombríos y con poca circulación de aire son los más propicios para su aparición.


La botritis, o hongo gris, es el hongo más habitual, además de peligroso, en los cultivos de cannabis. Cuando se acerca el final de la cosecha, cuando las flores llegan a su máximo grosor, la botritis es un gran peligro, sobre todo en sitios con mucha humedad. Si los cogollos se mantienes mojados durante varios días, la botritis surgirá en forma de moho marrón y algodonoso. Cuando ataca y las condiciones climáticas le favorecen acabará con los cogollos en poco tiempo.

 
Como combatir las plagas en el cultivo de marihuana.

El cannabis es una planta se pueden tratar o fumigar con seguridad en la fase de crecimiento, cuando no hay cogollos y falta mucho hasta la cosecha. Una vez comienza la floración y comienzan a desarrollarse los cogollos es mejor no pulverizarlas con ningún insecticida, pero si surge una plaga grave no quedará más remedio. La mejor manera de intentar evitarlo es la prevención desde el inicio con pulverizaciones regulares. Los plaguicidas biológicos  son una buena opción por su baja toxicidad.

Los insecticidas químicos suelen ser muy tóxicos y pueden alterar mucho el ecosistema al afectar a otras especies además de la plaga contra la que van destinados. Además, si no se toman las medidas de seguridad adecuadas pueden quedar restos en las plantas que podrían tener efectos perjudiciales sobre la salud de los consumidores.

Existen diferentes remedios para combatir con éxito las diferentes plagas. Básicamente para plagas de bichos utilizaremos diferentes insecticidas o plaguicidas, ya sean biológicos o químicos, y para combatir los hongos utilizaremos fungicidas.

El aceite de neem, jabón potásico o las piretrinas son muy utilizados para combatir las plagas de araña roja, mosca blanca, trips o cochinilla.

Contra la oruga funciona muy bien aplicaciones de BT ( bacillus turiengenensis) pulverizado.


Contra el oídio y la botritis, como preventivo van bien cosas como el bicarbonato potásico, el jabón potásico, azufre o la cola de caballo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar