Core Seeds

Técnicas de cultivo de marihuana en interior, ¿cual es la mejor?

Publicado el 24 de Enero del 2020

0

Técnicas de cultivo de marihuana para interior, ¿cual es la mejor?


Cualquier cultivador de marihuana en interior siempre busca el máximo rendimiento. Con variedades más o menos productivas, pero siempre intentando sacarles el máximo rendimiento. Algo totalmente razonable ya que desde el primer momento el contador de la electricidad comenzará a aumentar su ritmo. El mayor consumo se lo lleva la iluminación, a lo que hay que sumar el sistema de ventilación (extractor, intractor y ventilador). Y la factura será igual teniendo una planta o quince en el mismo espacio de cultivo.

En un cultivo de interior nunca se deben dejar huecos vacíos entre plantas, ya que sería un gasto de luz desaprovechado. También es ventajoso que todas las plantas cuenten con una altura similar. Las plantas más altas marcarán la distancia a la que podemos situar la iluminación y si alguna quedase muy por debajo de ésta, su rendimiento mermará al no recibir ni la misma cantidad ni la misma calidad de luz. Así que teniendo en cuenta todo ésto… ¿con qué técnica de cultivo se conseguirán mejores resultados?

banner deep blue

El más habitual, cultivar con semillas


Es el cultivo más extendido y común, dejar que las plantas crezcan unos 30cm, o más o menos un mes de vida, para después cambiar el fotoperíodo a floración. Como ya hemos comentado, no hay que dejar espacios entre las plantas, un número adecuado de ejemplares serían al rededor de 12 plantas por m2. Si cultivamos la misma variedad, las plantas crecerán a un mismo ritmo similar y no darán muchos problemas para alcanzar una altura parecida.

Con este tipo de cultivo conseguimos un increíble cogollo central de cada planta, pero en cambio las ramas más bajas y debido al espacio, competirán entre sí y se estorbarán. Además quedarán muy alejadas del sistema de iluminación con respecto a las apicales, por lo que su producción será media-baja. Lo que conseguiremos son excelentes apicales, una buena producción de los llamados satélites, las ramas secundarias más altas y próximas a la luz, y una pobre producción en las zonas bajas.

SCROG


SCROG o “screen of green” (pantalla verde) consiste en podar o guiar una o varias plantas para condicionar su crecimiento, limitando el crecimiento vertical y favoreciendo el crecimiento horizontal hasta cubrir toda la superficie de cultivo. Para ello se usa una malla o enrejado a determinada altura de las plantas que servirá para ir guiando las ramas sin que la superen. En floración conseguiremos una pantalla horizontal cubierta de masa vegetal llena de cogollos alzándose hacia la luz.
Para un SCROG se usan pocas plantas en macetas grandescon el fin de que cada una de ellas cubra un gran espacio de cultivo. En un m2 una buena densidad serían 3-4 plantas. Si se usan más plantas el ciclo de crecimiento será menor que si se usan pocas, ya que no se debe dejar ningún hueco de la malla sin rellenar. No son los cultivos más rápidos, pero si muy vistosos.

SOG


SOG, “sea of green” (mar verde), esta técnica es más funcional si se cultiva con esquejes, aunque también se puede hacer desde semilla.

 Un cultivo SOG se basa en la producción rápida. Las plantas se quedan pequeñas y normalmente sólo producen una cola principal y unas pocas ramas laterales. Se pueden cultivar muchas plantas en macetas pequeñas con un espacio mínimo. Hoy en día se usa sobre todo con esquejes o plantas autoflorecientes, por lo que las copas siempre se mantendrán a alturas uniformes.

La diferencia se encuentra en el tiempo que cuesta hacer el ciclo completo. Una planta nacida de semilla no florecerá hasta pasadas las 4-5 semanas, a diferencia de un esqueje que florecerá independientemente del tamaño que tenga.

Un SOG es fundamentalmente un cultivo de puntas centrales, las apicales. Se plantan todos los esquejes que entren en el espacio de cultivo y en macetas pequeñas, de 3 litros máximo No es necesario más capacidad, ya que la fase vegetativa es tan corta que es innecesario para las raíces. Si se planta desde semilla sería recomendable poner un tamaño mayor de tiesto, lo que reducirá el número de plantas que entren.

Los esquejes lo ideal es que en floración no sobrepasen de los 60cm de altura, para conseguir eso se cambiaría el fotoperíodo en cuanto cuenten con unos 30cm, siempre dependiendo de la genética. Con esquejes 36 macetas de 3 litros sería una opción perfectamente viable. Con semilla 20 macetas de 7 litros es una buena opción. Y una vez las plantas estén en floración hay que eliminar todas las ramas bajas que no reciban luz porque lo único que traerán serán problemas, como posibles enfermedades o quitar fuerza a las zonas altas menguando su rendimiento.

MAIN LINING


El main-lining es un método de cultivo muy de moda en la actualidad, y no es para menos. Es una mezcla de SOG y SCROG. Consiste en darle forma a una planta mediante una serie de podas simétricas y eliminando toda rama baja, con lo que se conseguirán unas cuantas apicales creciendo a un mismo ritmo y sin ramas bajas. Es similar al SCROG por su uniformidad, y al SOG por la gran cantidad de apicales que podremos conseguir por m2 de cultivo.

La densidad de plantas por m2 con esta técnica también puede ser variable. La fase de crecimiento será larga, ya que cada planta tras una primera poda, requerirá un tiempo de recuperación antes de realizar las siguientes podas. 4 o 5 plantas por m2 son un buen número, pero siempre dependiendo de la variedad elegida y el número de apicales por planta que queramos conseguir.

LST


LST “Low Stress Training,” en castellano algo así como “Trenzado de bajo estrés”. Consiste en doblar las ramas en lugar de retirarlas. Técnica utilizada para delimitar la altura de las plantas de marihuana sin tener que hacer ningún tipo de poda que pueda estresar a la planta.

Es un método más utilizado para cultivos en exterior, pero de la misma forma se puede aplicar en cultivos de interior. Consiste en dar forma a la planta realizando círculos con el tallo principal, de forma que sea la copa apical la que marque el recorrido.

El método es muy sencillo, crecemos la planta hasta que tenga 8 nudos y con la ayuda de una cuerda o alambre, la doblaremos, con cuidado de no dañarla, hacia un lateral de la maceta. Conforme vaya creciendo, iremos orientando el tallo principal sobre si mismo, de forma que crezca en círculo sobre su propia base.


Esta técnica es válida con plantas que parten de semilla o esquejes y con cualquier tipo de variedad. El fin es obtener plantas bajas y productivas, limitando su altura para que no sean visibles, como hemos comentado, es una técnica muy utilizada en exterior.

Lo que haremos es ir moldeando la planta a nuestro gusto, pero de forma circular o hacia un lado, para que quede baja y no sobresalga por su altura. En cultivos indoor esperaremos a que ocupe el espacio de cultivo antes de poner a florecer para obtener así más cogollos.

¿Qué técnica de cultivo de Marihuana escojo?


El factor principal a la hora de escoger nuestra técnica de cultivo es la experiencia pero también son muy importantes los medios disponibles, así como las ganas y el tiempo que estemos dispuesto a dedicarle al cultivo. Lo más sencillo es optar por el cultivo libre, poner plantas y dejar que crezcan y florezcan libremente, o por realizar cualquier tipo de podas a nuestras plantas, como la poda FIM, la poda APICAL, Super Cropping, etc… para darles forma a nuestro gusto.

También podemos experimentar con cualquiera de las técnicas de cultivo como las que hemos hablado utilizando las podas especificas que más nos guste y sobre la marcha observar los resultados obtenidos, hay todo un mundo por descubrir.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar