Core Seeds

Técnicas de cultivo de marihuana en interior: Hidroponía.

Publicado el 14 de Febrero del 2020

0

¿Te suena la marihuana hidorponíca?¿Sabes como se cultiva? Descúbrelo.

 La hidroponía es una técnica muy indicada para el cultivo de cannabis en interior, bajo iluminación artificial. Existen diferentes tipos de sistemas hidropónicos, cada uno con sus propias particularidades, que se adaptan a las necesidades de cada cultivador.

Del cultivo hidropónico podemos pensar en alta tecnología modera pensada para la era espacial, pero nada más lejos de la realidad. El origen del cultivo de plantas en agua se remonta a miles de años atrás.

La historia de la hidroponía ha demostrado lo efectivo que puede llegar a ser este método en numerosos contextos y escenarios, y el cannabis no es ninguna excepción. Veamos las ventajas que ofrece este interesante método y cómo podemos aplicarlo para el cultivo de marihuana.

 Que es la hidroponía

La hidroponía es el cultivo de plantas sin suelo o tierra. Es decir, la planta se abastece de agua y nutrientes a través de una solución nutritiva completa, donde están disueltos los elementos minerales esenciales en sus proporciones adecuadas.

Como su nombre indica, la hidroponía es una técnica de cultivo en la que el agua es medio principal. En un sistema hidropónico, las plantas se cultivan en cubos o cestas con un medio de cultivo inerte, y se suspenden sobre un depósito de agua. El agua contiene todos los nutrientes que necesitan las plantas para sobrevivir y desarrollarse, y se utilizan piedras de aire para oxigenar el depósito. Este modelo básico se manifiesta en muchas formas y sistemas diferentes, y los diversos cultivadores prefieren configuraciones distintas.

El cultivo hidropónico ofrece multitud de ventajas, además de diferentes formas de cultivo, que veremos a continuación.

Tipos de hidroponía
 

Los sistemas hidropónicos se pueden clasificar teniendo en cuenta diferentes variables:

Sistemas con sustrato/ sin sustrato

Con sustrato: Se utiliza algún tipo de sustrato, natural o artificial, para el sostenimiento de la planta. Ejemplos de este tipo de hidroponía serían el cultivo con bolas de arcilla expandida, la lana de roca o la fibra de coco.

Sin sustrato: No se utiliza ningún tipo de sustrato que soporte las raíces de la planta. Ejemplos de este método de hidroponía serían la aeroponía, en la que las raíces de las plantas permanecen suspendidas en una cámara donde se pulveriza la solución nutriente; la técnica NFT (Nutrient Film Technique), en la que las raíces permanecen en canales por cuyo fondo discurre la solución nutriente y el DWC (Deep water culture), sistema en el que las raíces permanecen completamente sumergidas en la solución nutriente.

Los sistemas  de hidroponía sin sustrato son más cómodos, pues evitan el trasiego de sacos de sustrato arriba y abajo. En cambio, los sistemas con sustrato suelen ser más seguros, en caso de corte de la energía eléctrica, pues el sustrato retiene algo de agua disponible para las plantas.

Sistemas activos/pasivos

Activos: Se trata de sistemas de hidroponía que utilizan algún tipo de bomba de agua para circular la solución nutriente. Necesitan, pues, de energía eléctrica para funcionar.

Pasivos: No hay movimiento activo de la solución nutriente, no se necesitan bombas. Los sistemas de mecha o las macetas Autopot serían ejemplos de este tipo de sistemas pasivos.

Los sistemas activos por regla general mantienen un mayor nivel de oxígeno en la zona de las raíces. Por su parte, los sistemas pasivos tienen la ventaja de no necesitar electricidad, se pueden usar en exterior y son más baratos y sencillos de instalar.

banner deep blue core seeds

Virtudes y pegas del cultivo de cannabis hidropónico

 

Si estás contemplando la opción de la hidroponía para el cultivo de tu planta de marihuana conviene que antes te asesores de los pros y los contras, es decir, de las ventajas e inconvenientes de la hidroponía.

Virtudes de la hidroponía:

Mejor salud de la planta, tanto en la parte aérea como en las raíces. Las raíces de la planta disponen de un equilibrio ideal de nutrientes, agua y oxígeno, lo que repercute en la salud de toda la planta.

Mayor producción y mejor calidad del producto obtenido. A igualdad de otros parámetros (iluminación, control de clima) siempre se obtendrá un mejor resultado y una mayor producción en un sistema hidropónico. En estos sistemas las plantas generan más resina, incluso en las hojas grandes.

Crecimiento y floración acelerados. Las plantas crecen más deprisa, se acorta el tiempo hasta la cosecha.

Mayor limpieza. Con un sistema hidropónico, especialmente en los que no usan sustrato, evitamos tener que comprar tierra nueva en cada cultivo, así como los trasplantes. En los sistemas hidropónicos que usan sustrato, su volumen se ve sensiblemente reducido, y en algunos casos (como cuando usamos arcilla expandida, por ejemplo) son reutilizables durante varios cultivos.

Mayor comodidad. Las tareas son más livianas que en los sistemas tradicionales de producción, se evita en gran medida el trasiego de sacos de sustrato y los trasplantes.

Posibilidad de automatización. El riego y la regulación de la solución nutriente (pH y contenido en nutrientes) son fácilmente automatizables en los sistemas hidropónicos, mediante bombas, sensores de pH y electroconductividad, relés, electroválvulas y temporizadores.

Economía de tiempo. Las tareas habituales diarias en los sistemas hidropónicos requieren menos tiempo por parte del cultivador.

Desventajas de cultivos hidropónicos:

Mayor inversión inicial. Frente a un sistema de cultivo tradicional, donde solo se necesitan macetas y tierra, el coste de instalación de los sistemas hidropónicos es siempre mayor, aunque depende en gran medida del sistema elegido y del grado de automatización deseado.

Menor margen de error. El hidropónico no perdona los errores del cultivador. Al no existir suelo, se pierde la capacidad buffer de éste frente a excesos o alteraciones en el suministro de nutrientes, presentándose de forma inmediata los síntomas tanto de excesos como de carencias nutricionales.

Se requiere agua de mayor calidad. En el manejo de los sistemas hidropónicos se necesita agua de buena calidad, libre de contaminantes, con una baja cantidad de sales disueltas y un pH cercano a la neutralidad.

Se precisan unos mínimos conocimientos de fisiología y nutrición de plantas. El cultivo con sistemas hidropónicos requiere del cultivador una mínima especialización, la comprensión de algunos conceptos básicos como son el pH y la electroconductividad.

Se requieren instrumentos de medida. Se hace necesario el uso de pHmetros y medidores de electroconductividad, como mínimo, para poder cultivar en hidropónico con ciertas garantías.

Dependencia del suministro eléctrico en los sistemas activos. Los cortes de luz pueden llegar a comprometer el buen funcionamiento del sistema. La pérdida de suministro eléctrico, según el sistema hidropónico elegido, si se dilata en el tiempo pueden llegar a ocasionar la muerte de las plantas.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar