Core Seeds

THC y THCA, en que se diferencian?

Publicado el 26 de Febrero del 2020

0

¿Conoces la diferencia entre thc-a y thc? Descúbrela en Coreseeds.

Aunque podamos pensar lo contrario, las flores de cannabis contienen muy poco THC. Cuando las vemos resinosas pensamos en hierba potente con gran concentración de THC. Pero los apreciados cogollos no contienen grandes cantidades de THC. En su forma original, lo que contienen son grandes cantidades del compuesto químico ácido tetrahidrocannabinólico, más conocido como THCA, que no produce ningún efecto psicoactivo ya que no contiene THC activo.

La transformación del THCA en el deseado THC se produce en el proceso de descarboxilación. Esto sucede naturalmente con el tiempo, mediante la exposición al calor y la luz ambiental, pero la mayor parte del THCA se convierte cuando se calienta el cannabis al momento de consumirlo.

El THCA viene a ser un precursor del THC. “Descarboxilación” es un término técnico para definir lo que sucede en el calentamiento del cannabis. Cuando se lía y se enciende un canuto se está descarboxilando el cannabis, se está somentiendo a temperatura la hierba y así, al fumar cannabis, eliminamos la A del THCA, tranformándolo en THC.

banner gorila core seeds

Eliminar la A es lo que marca la gran diferencia


Es posible que conozcas bien los efectos psicoactivos del cannabis. El THC es lo que produce ese efecto y lo que hace que la planta sea tan deseada. El THCA, por otro lado, es un ácido, por eso tiene una letra más, y, como tal, es demasiado grande para interactuar con los receptores de cannabinoides de la manera en que lo hace el THC.

Los receptores de cannabinoides están presentes en todo el cuerpo y forman parte del sistema endocannabinoide. Cada uno activa una reacción emocional o física diferente y, al hacerlo, producen las sensaciones que sentimos con el colocón, al estar eufóricos o tranquilos, y al sentir dolor. El THC se une a estos receptores y provoca las respuestas mencionadas.

El THCA tiene un grupo carboxilo extra unido que lo define como ácido, que tiene baja afinidad y no se puede unir a los mismos receptores de cannabinoides que el THC.

Si analizamos la transformación del THCA en THC, sería de la siguiente manera:

El cannabis contiene THCA, cuya concentración aumenta a medida que la planta se desarrolla según las condiciones de cultivo y su genética.

Cuando el cannabis está listo para la cosecha, se seca y se cura. Este proceso convierte parte del THCA en THC como resultado de las temperaturas a las que se expone.

Cuando liamos un canuto, utilizamos nuestros cogollos de cannabis secos y curados. Al encender el canuto, se expone el THCA a una temperatura de más de 105°C/ 221°F , lo cual elimina el grupo ácido carboxílico adicional, la A.

Nuestros cuerpos absorben el THC recién activado, que luego se transporta a través del torrente sanguíneo e interactúa con los receptores, lo cual produce diversos efectos físicos y emocionales.

El THCA no es psicoactivo, pero puede aportar grandes beneficios.


Si bien la mayoría de los beneficios percibidos del THCA provienen de testimonios anecdóticos, existen algunos estudios que ofrecen mayor claridad.

En un estudio realizado en el 2012, publicado en Phytomedicine, una revista de fitoterapia y fitofarmacología, se sugirió que el THCA posee propiedades neuroprotectoras que podrían ayudar con el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas.

Sin embargo, cada vez más gente añade cannabis puro a su dieta.


Las investigaciones en el campo del THCA siguen avanzando, pero aún es demasiado pronto para pronunciarse sobre los efectos terapéuticos de este compuesto, lo que no quiere decir que no tenga ninguno. Según unos estudios preliminares, estos beneficios medicinales incluyen:

• Reducción de náuseas y vómitos y pérdida del apetito (anti-emético)

• Capacidad de protección para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas (p. ej. el Parkinson)

• Efectos antiinflamatorios beneficiosos para el tratamiento de una amplia gama de enfermedades (p. ej. la artritis)

• Inhibición del crecimiento del cáncer de próstata (anti-proliferativo)

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar