Core Seeds

Turrón de María, una sencilla receta de turrón con cannabis para alegrar estas navidades.

Publicado el 21 de Diciembre del 2018

0

El turrón, uno de los dulces más populares del periodo navideño. De origen arábigo, y desde hace siglos muy típico de las costas mediterráneas, principalmente en España e Italia. El turrón clásico se basa en una masa dulce elaborada cociendo miel con almendras y con forma de tableta. En la actualidad existen todo tipos de turrónes, desde el turrón de chocolate, o turrones de yogur, natillas o ron con pasas, hasta turrón de chorizo, si has oido bien, de chorizo.

Y como no podía ser de otra forma, nosotros proponemos el turrón de María, una receta de turrón tradicional pero con nuestro ingrediente favorito, la marihuana.

Básicamente tenemos que mezclar dos recetas:

Una para acondicionar la marihuana a la receta del turrón y otra de turrón en la que tuviese cabida esa marihuana transformada. 
Lo que queremos es introducir a un ingrediente del turrón, en este caso la miel, unos gramos de BHO o cualquier otro tipo de extracción cannábica de la que dispongamos. Y despues elaborar el turrón con esa miel enriquecida.

Para ello inicialmente tenemos que disponer del aceite cannábico, puede ser BHO, Rosin, un buen hachís casero, o la forma de extraccción que más te guste, con dos gramos será suficiente y ya podemos empezar con la receta.

Para hecer el turrón de María vamos a necesitar:

  • 300 g de almendras tostadas y molidas, sin sal.
  • 200 g de azúcar glas.
  • 50 g de miel.
  • 2 gramos de extracción de cannabis.
  • 1/2 cucharada de canela.
  • La ralladura de un limón.
  • La clara de un huevo.
  • 25 gramos de semillas de cáñamo tostadas. Esto es opcional, si no se dispone de ellas no pasa nada pero si que le aportan un toque diferente.

Preparación del turrón cannábico.

Utilizar una extracción cannábica es la mejor opción ya que en la receta no tenemos ningún ingrediente con materia grasa para integrar la marihuana, y la vamos a integrar mezclandola con la miel. 

Para ello, en un cazo pequeño añadimos la miel, el azúcar y los dos gramos de extracción cannábica.

Cocinamos estos ingredientes a fuego suave hasta que estén diluidos e integrados bien todos ellos. Unos 30 minutos será suficiente, puedes usar un poco de agua si la mezcla se seca en algún momento.

Retiramos del fuego y dejamos enfriar la mezcla.

También preparamos las almendras, mejor elegirlas sin tostar y sin sal. El tostado lo hacemos en un momento.

Colocamos las almendras en una bandeja y, con el horno caliente a 200ªC, las introducimos durante unos 5 minutos. Las sacamos del horno y dejamos que se enfríen.

Despues, tenemos que triturarlas, para lo que podemos usar una batidora. Si las trituramos demasiado, empezarán a soltar aceites y harán una masa que no nos conviene. Es preferible que quede algún pequeño trozo de almendra a pasarnos triturando.

 Una vez templada la mezcla de la miel con el cannabis, añadimos la clara de huevo, mezclando muy bien hasta conseguir una masa muy homogénea y de apariencia brillante. Después añadimos la almendra molida, las semillas de cáñamo, la media cucharadita de canela y la ralladura de limón, amasando todo lo que sea necesario.

La masa obtenida la colocamos en un molde que anteriormente hemos untado en mantequilla o aceite para que no se pegue. también podemos hacer una tableta moldeandola con las manos. Tapamos bien un con film transparente para evitar que se forme costra, y dejamos que enfríe totalmente hasta que se ponga duro.

Ya tenemos listo nuestro turrón de María para degustarlo en las fiestas, y disfrutarlo en buena compañía.

Siempre que se trate de comestibles cannábicos es recomendable descarboxilar la marihuana para activar el THC.

Aunque en esta receta la descarboxilación se hará mientras se cocina la extracción cannábica con la miel si se deja el tiempo suficiente.

Como siempre, recomendamos tener precaución y paciencia con los comestibles cannábicos.

Para obtener una extracción de 2 gramos, son necesarios unos 15-20 gramos de cogollos, por lo que la potencia general de este turrón cannábico es bastante elevada para según que persona. Como siempre que se trata con comestibles cannábicos, hay que tener mucha precaución, ya que hasta pasados entre 45 y 60 minutos no se comenzarán a notar sus efectos. Es bastante fácil pasarse de dosis sin ser consciente de ello. Come un pequeño trozo, y espera un tiempo prudencial. Puede ser suficiente y para la siguiente vez puedes llegar a no necesitar tanto o necesitar algo más.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar