Core Seeds

Vaporización, la forma de consumo de marihuana del futuro.

Publicado el 29 de Octubre del 2018

0

Vaporizar o vapear marihuana es algo muy popular hoy en día, en la última década se ha desarrollado mucho está tecnología de consumo y se afianza como la gran alternativa a fumar cannabis. Es la manera más limpia, saludable y efectiva de administración de cannabinoides, tanto para consumo lúdico como medicinal, seguramente la mejor y más segura forma de consumo de marihuana.

¿Pero,  que es un vaporizador o en que consiste la vaporización? 

La vaporización es una manera bastante más sana de consumo de marihuana porque calienta los compuestos del cannabis, los cannabinoides y terpenos, a una temperatura en la son extraidos sin combustión, así el vapor que se inhala de un vaporizador concentra todos los cannabinoides y no contiene tóxicos como monóxido de carbono o alquitranes, que si están presentes en el humo de la combustión.

El Vaporizador es un aparato con el que se calienta la marihuana directamente a una temperatura en la que los cannabinoides o los terpenos, compuestos activos del cannabis se evaporan de la materia vegetal de la marihuana, estos aparatos no sirven únicamente para el cannabis, se les puede denominar como fitoinhaladores, porque pueden vaporizar los principios activos de diferentes plantas y así beneficiarse de sus cualidades positivas para nuestra salud.

Los vaporizadores efectuan este cometido de dos maneras, por conducción o por convección.

Los que lo hacen por conducción la marihuana está directamente en contacto con la resistencia que produce el calor, y los de convección el cannabis no está en contacto directo con la fuente de calor, sino que calienta el aire de alrededor, al aspirar este aire caliente pasa por la hierba y se vaporiza. 

La ventaja de los vapos de conducción es la rapidez en la que se calienta y está lista la marihuana para consumir, y el inconveniente principal es que al estar en contacto directo con la fuente de calor, si no es controlado adecuadamente, en vez de producir vapor producirá combustión y humo. 

 Los vaporizadores de convección son más fiables en no crear combustión, por lo tanto más puro, la única desventaja es que normalmente son más caros, por lo complejo del dispositivo, y tardará algo más tiempo en coger la temperatura adecuada. 

 El Vapeador o cigarro electrónico, es otro artilugio que funciona con líquidos para vapeo en los que ha sido disueltos los cannabinoides, para disolverlos es necesario hacer primero una extracción de los cannabinoides y la extracción disolverla en el líquido para vapeo.

¿Por que vaporizar la marihuana en vez de fumarla?

Es más saludable.

Está sobradamente admitido que la utilización de vaporizadores es la forma de consumo más saludable, o por lo menos, menos perjudicial, el humo de un porro o pipa tiene efectos cancerígenos que son producidos al quemar la marihuana. si se utilizan estos aparatos para su consumo aprovecharás y disfrutarás los beneficios de los cannabinoides, si la gran mayoría de los perjuicios del humo.

Permite saborear todas las cualidades organolépticas del cannabis.

 el uso de vaporizadores nos perimte degustar todo el aroma y sabor de la marihuana, al fumar la marihuana se transforma enseguida en ceniza perdiendo con mucha rapidez sus cualidades organolépticas.

Produce un efecto más potente.

 En la vaporización se aprovechan al máximo las sensaciones del colocón porque con el vaporizador se puede aprovecar hasta el 95% del contenido de cannabinoides, y es el motivo por el que vaporizando se consiguen efectos más potentes en comparación con fumar. 

Menos gasto a largo plazo.

Puede parecer contradictorio, pero aunque un vapo necesite de una inversión que pueda hacer bajar nuestros ahorros, al ser sus efectos más potentes y el aprovechamiento de la hierba es mayor, necestarás menos cogollos para conseguir el efecto deseado, existen estudios que indican que los consumidores habituales utilizan entre un 30% y 40% menos de marihuana con la utilización de los vaporizadores, más disfrute con menos dinero.

 Elegir el vapo adecuado puede complicarse un poco por la cantidad de modelos a elegir.

Básicamente existen dos opciones, vaporizador de mesa o portátil.

Los de mesa suelen ser de mayor tamaño, incorporar tecnología más compleja, más potencia y rangos de temperatura más elevados, aunque necesitan de un enchufe cerca para poder funcionar.

los portátiles son más discretos al se utilizados, son de tamaño más pequeño, los hay de diferentes tamaños, desde el tamaño de un movil a los tipo lapíz, que como su nomdre indica, tienen forma de lapíz, se pueden utilizar en movimiento y no están atados a un enchufe porque disponen de una batería recargable.

Como aprovechar al máximo nuestro vaporizador y la experiencia de vaporización. 

 La forma de utilización de estos aparatos consiste en introducir los cogollos en la cámara, ajustar la temperatura deseada, calentar e inhalar, es algo sencillo, pero si se siguen algunas normas gozarás al máximo la experiencia.

Lo primero es introducir la cantidad de cannabis apropiada, picarla con el grínder es una buena idea y facilita la labor del vaporizador, si se pone poca cantidad, se evaporará muy rápido, y si la cargas mucho difucultará el flujo de aire y hará más complicada la vaporización.

También es aconsejable no carbonizar la marihuana, hay que comprender cuando hay que desechar la hierba y cambiarla por nueva, despues de ser vaporizada, la marihuana tiene que tener un color marrón, hay que evitar el color totalmente negro y carbonizado.

Como desventajas podriamos contar el mantenimineto necesario, principalmente de limpieza, y el tiempo que puede tardar en calentarse, aunque es algo que hacen rápidamente algún modelo solo tarda un minuto en calentarse.

Temperaturas de vaporización del cannabis.

Cuando hablamos de temperatura de vaporización, lo habitualmente considerado como óptimo está entre 180 a 210º, pero como algunos cannabinoides se vaporizan a temperaturas más bajas o más altas y, dependiendo de nuestra finalidad de consumo, deberemos vaporizar a una temperatura u otra. A grandes rasgos si se buscan efectos más animosos, energéticos, más lúdicos, tenemos que utilizar con temperatura más baja, sobre los 190º. Y si se desean efectos más físicos y relajantes o más terapéuticos, se optienen con temperaturas superiores.

La temperatura más baja a utlizar debe ser 160º, es a la que se vaporiza el THC, exactamente a 157º, y la máxima 220º a la cual lo hacen el CBC y el THCV y a esta temperatura serán aprovechados todos los cannabinoides presentes en la marihuana.

Como existen muchos cannabinoides diferentes y cada cual es vaporizado a una temperatura diferente, es interesante juguetear con las diferentes temperaturas que permite el vaporizador y apreciar las diferencias en los sabores y efectos, y de paso, reconocer la temperatura que más se ajusta a nuestra necesidades.

Aquí te dejamos una tabla de temperatura de vaporización de varios de los diferentes cannabinoides y terpenos presentes en la marihuana.

THC: 157ºC

CBD: 160-180ºC

CBN:145ºC

CBC:220ºC

THCV:220ºC

CBG:52ºC

PINENO:155ºC

CARIOFILENO.160ºC

TERPINENOL:156ºC

LIMONELO:177ºC

MIRCEO:166-168ºC

CIMENO:177ºC

LINALOOL:198ºC

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar