Core Seeds

Varios consejos para una germinación correcta de nuestras semillas de marihuana.

Publicado el 03 de Marzo del 2020

0

Varios consejos para una germinación correcta de nuestras semillas.

 

La germinación es el inicio de todo. Es una fase vital a la cual no se le da tanta importancia como a los ciclos vegetativo y de floración, pero es igual de importante, o incluso más. Si la germinación fracasa, nuestra cosecha no habrá superado su inicio y nos dejará sin opción de llegar a ningún lado. La germinación es tan fácil como poner unas semillas en un medio de cultivo, regar un poco y esperar varios días a que las plantas nazcan. Pero realmente existen varias técnicas y enfoques para aumentar al máximo las posibilidades de éxito de la germinación. Y para obtener ese éxito hay que tener en cuenta todas las piezas del rompecabezas, todos los factores que se pueden controlar, es lo que nos llevará al éxito de este esencial paso en el ciclo vital de nuestras plantas.

¿Que es la germinación?


Antes de profundizar en las diferentes técnicas vamos a echar una mirada a la biología de la germinación, para comprender mejor todo el proceso. Cada semilla es un pequeño paquete de material genético producto de la reproducción vegetal. Estos pequeños recipientes son dispersados por varios medios,como el viento o la ingestión/excreción animal. Si se dan las condiciones, la semilla se trasladará a un entorno apropiado para que germine. Los factores ambientales propicios para que esto suceda son temperatura, agua, y la profundidad a la que acaba la semilla en el suelo. Estos factores pueden ser imitados y optimizados para aumentar al máximo las posibilidades de germinación.

Cuando se proporcionan estas condiciones ideales, el agua cataliza un proceso enzimático dentro de la semilla que hace que se inicie el crecimiento. Las bacterias beneficiosas del suelo también favorecen la germinación, el crecimiento vegetal y la fotosíntesis. Primero, se abrirá la cascara de la semilla y asomará una pequeña raíz comenzando a descender por la tierra en busca de agua. Seguidamente, saldrá un brote que crecerá en dirección contraria, por encima de la superficie, para comenzar la fotosíntesis.

Usar semillas viables


La germinación produce de forma sencilla en la naturaleza, por lo que también debe ser fácil hacerlo en interior, si pero recreando las condiciones ideales. Pero aunque las condiciones sean las ideales, si la semilla no es viable, no germinará. Antes de ponerse a germinar, es recomendable hacer unas pruebas para asegurarse de su viabilidad. Comprobar si las semillas son claras u oscuras o apretarlas para ver si se rompen fácil o no. También hay quien hace una prueba de flotación, las semillas viables se hundirán y las malas flotarán. Con unas semillas sanas y viables, la germinación se iniciará en un plazo de entre 12 y 36 horas.


Recrear las condiciones ideales


Otra cosa que debemos preparar antes de germinar las semillas es el entorno en el que van a crecer las plantas. Hay que intentar mantener la zona a una temperatura de 22-25°C, con una humedad relativa del 70-90%. Condiciones que se pueden conseguir con facilidad con los materiales de cultivo que hay en el mercado actualmente. Utiliza un higrómetro para vigilar la temperatura y la humedad constantemente.

 

 

banner critical core seeds

Germinar semillas de marihuana

Ya tenemos las semillas viables y tenemos el entorno ideal , Es hora de germinar las semillas. Existen varios métodos para hacerlo, todos son igual de buenos, siempre que se lleven a cabo de forma correcta.

Sembrar en el sustrato directamente

La forma más sencilla de germinar las semillas es sembrándolas directamente en el medio de cultivo elegido. Las semillas de marihuana están preparadas para hacer esto, al fin y al cabo, así es como sobreviven en la naturaleza. La ventaja de germinarlas en el recipiente final es que evitamos el estrés producido al trasplantar a una maceta más grande, un proceso que puede perjudicar el crecimiento y las raíces.

El inconveniente de sembrar las semillas directamente en el medio final es que se corre el riesgo de regar y alimentar en exceso a las plantas durante las primeras etapas de su vida. Es posible saturar el suelo y hacer que las raíces tengan dificultades para penetrar en la tierra y establecerse. Además de causar un retraso en el crecimiento y putrefacción de las raíces.

Si decidimos usar este método, tendremos que hacer un orificio de entre 0,5 y 1cm de profundidad. Es importante que no esté muy profunda para facilitar que llegue la plántula a la superficie. Pon tu semilla dentro y cúbrela con tierra, riega solo esa zona con poca agua.

Papel absorbente

La técnica del papel absorbente, las clásicas servilletas de papel por ejemplo, es una manera sencilla pero efectiva de germinar semillas. Jardineros de prácticamente cualquier especie vegetal usan este método para germinar con éxito semillas. Para ello, necesitaremos papel absorbente, agua, dos platos, y un sitio cálido y oscuro donde poner las semillas.

Ponemos papel absorbente en uno de los platos y humedecemos ligeramente con agua. Coloca las semillas en el papel humedecido, dejando suficiente espacio entre ellas. Esto evitará que se enreden las raíces. Añade otro papel absorbente, humedecido igual que antes, cubriendo las semillas. Coloca el otro plato encima a modo de tapadera, para atrapar y conservar la humedad.

Colocamos esta cámara de germinación casera en un lugar oscuro y cálido, como un armario cerca de una fuente de calor. Otra alternativa es colocar los platos sobre una manta calefactora.

La velocidad de germinación dependerá de las condiciones. Algunas empiezan a desarrollar su raíz en 24 horas, mientras que otras tardan unos días. Echando un vistazo a tus semillas al día siguiente para comprobar su avance y que el papel absorbente esté todavía húmedo. Cuando veamos que hay una raíz dentro del papel, es el momento de trasplantar la semilla germinada a una maceta. Haz un orificio de alrededor de 1cm de profundidad en el medio de cultivo y deposita la semilla en su interior, con la raíz apuntando hacia abajo. Riega ligeramente y espera a que surja el primer brote verde.

Germinar en vaso de agua

Otro método fácil y económico, aunque hay quien piensa que el porcentaje de éxito es inferior. Al germinar las semillas de esta manera, también podemos comprobar su viabilidad. Las colocamos en un vaso con agua templada en sitio oscuro y cálido hasta la mañana siguiente. Cuando están las semillas en el vaso, podemos ver que algunas flotan, mientras que otras se hunden. Las semillas que permanecen en la superficie son las más viables, y por lo tanto, más posibilidades de éxito tienen.

La raíz principal surgirá en unas 24 horas y ya se pueden plantar en el medio elegido.

Jiffys

Los Jiffys son una forma muy buena de germinar semillas. Estos productos son pequeños bloques de medio de cultivo que proporcionan un entorno ideal para la germinación. Suelen venir de forma individual o envasados en una bandeja con la que se maximiza el espacio y permiten tener todas las semillas bien organizadas. Los Jiffy están hechos de turba seca prensada y hay que hidratarlos antes de usarlos.
Para utilizar los Jiffy, simplemente colocamos las semillas en los orificios de la parte superior y empujamos hacia abajo y colocamos en un lugar cálido o sobre una esterilla calefactora. Una gran ventaja de los jiffys es que se pueden plantar directamente en un recipiente más grande o en el suelo. Esto ayuda a mantener las raíces intactas y reduce el estrés de la planta.

Tacos de lana de roca

Los tacos de lana de roca funcionan de forma parecida a los Jiffy. Son unos cubos en bandejas de cultivo, lo que proporciona un entorno muy propicio para la germinación. Pero, aunque la lana de roca haya sido muy utilizada para cultivos hidropónicos con muy buenos resultados, no es una opción respetuosa con el medio ambiente, ya que es un producto de la explotación minera y de un calentamiento extremo. No tiene sitio en un cultivo orgánico.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.

Aceptar